A qué edad dar guisantes al bebé

¿A qué edad puede comer un bebé guisantes?

Al mismo tiempo que nuestro pequeño crece, nuestras dudas sobre su alimentación también lo hacen. En este artículo te explicamos qué edad es la adecuada para introducir alimentos nutritivos como los guisantes.

¿Cuándo se debe introducir este alimento?

La Organización Mundial de la Salud recomienda como alimentación adecuada la lactancia exclusiva, preferiblemente materna, durante los seis primeros meses de vida. A partir de esa edad es necesario comenzar a introducir alimentos sólidos porque los nutrientes que aporta la leche se quedan insuficientes. Esta etapa se conoce como alimentación complementaria y son varios los alimentos por los que puedes empezar.

Uno de esos alimentos es el guisante. Los guisantes son una legumbre muy nutritiva que, además, tienen un sabor suave y dulce, algo que los hace ideales para la alimentación de los bebés. Aportan proteínas, fibra, vitamina B, potasio, hierro y otros nutrientes esenciales.

La fácil digestión y la cantidad de formas en la que se pueden consumir hacen de este un atractivo para el bebé. Primero los deben consumir en papillas, después en trocitos y finalmente como plato. De hecho, a menos que un pediatra diga lo contrario, con seis meses ya se podrían ofrecer guisantes a tu hijo.

¿Qué aporta el guisante?

Los guisantes son una fuente rica en fibra y con multitud de beneficios, tanto para niños como para adultos. Es uno de esos alimentos que contiene ácido fólico y minerales como hierro, fósforo o magnesio.

Poseen vitamina B, que ayuda al buen desarrollo y funcionamiento del sistema nervioso.

¿Puede producir alergia?

A estas edades es muy probable que algunos alimentos nuevos produzcan alergias en el bebé. Por ello, cuando ofrezcas más de un alimento diferente a tu hijo, deberás esperar mínimo tres días entre cada uno. De esta forma, si un alimento no le sienta bien, identificarás cuál es.

Según la Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex, las principales especies responsables de las reacciones alérgicas son las lentejas, los guisantes, los cacahuetes, la soja y los altramuces.

Si tu bebé tiene alergia a los guisantes, cuando los coma puede tener una serie de manifestaciones como:

- Síndrome de la alergia oral

- Urticaria en la piel

- Angioedema

- Crisis asmáticas

- Rinitis

- Anafilaxia

Si tu bebé padece alguno de esos síntomas o otros, lo mejor es consultar a un pediatra o llevarlo directamente al hospital.


A partir de qué edad comer tortilla de patatas

¿A qué edad puede un bebé comer tortilla de patatas?

La tortilla de patata es uno de los platos estrella de la gastronomía española, además de ser una receta fácil de preparar e ideal para combinar con pan. No obstante, debemos asegurarnos si nuestro bebé ya es apto para comer esos ingredientes.

¿Qué ingredientes lleva la tortilla de patata?

La tortilla de patatas o tortilla española es un plato elaborado principalmente a base de patatas y huevos, aunque también se pueden añadir otros ingredientes como la cebolla.

Existen tantos tipos de tortillas como gustos a la hora de comer; puede ser más densa (cuajando bien los huevos) o más jugosa (cuajando poco los huevos). Hay personas que cortan en finas láminas las patatas y otras que lo hacen en taquitos.

Para que la tortilla española salga buena es muy importante usar aceite de oliva.

Los pasos a seguir son muy fáciles:

  • Pela y corta las patatas en láminas o tacos. Además, deberás lavar muy bien las patatas para quitar el almidón.
  • Pon en la sartén abundante aceite de oliva a calentar y a continuación añade las patatas cortadas hasta que se frían. Tienes que asegurarte de que el aceite cubra todas las patatas.
  • Con una espumadera sacamos las patatas, intenta que no caiga aceite, y las colocamos en un recipiente.
  • Si deseas poner cebolla, ahora es el momento de cortarla en taquitos pequeños y añadirla a las patatas.
  • En otro bol batimos varios huevos que acabaremos juntando con las patatas (y la cebolla) que ya teníamos y: de nuevo a la sartén (esta vez, sin apenas añadir aceite).
  • Espera a que la masa de huevos y patatas se haga una y se cuaje todo bien. Deberás dar varias veces la vuelta a la tortilla.

¿Con que edad pueden comer la tortilla de patatas?

La OMS recomienda la alimentación exclusiva de leche (matera o de fórmula) hasta los seis meses. A partir de esa edad, continúan con la leche, pero pueden completar su alimentación con alimentos sólidos.

Es ahora cuando se abre una puerta enorme para el bebé, pues empezará a sentir nuevos sabores y texturas, que pueden gustarle o no. Es bueno que dejes una separación de varios días entre alimentos nuevos, para que pueda reconocerlo bien y no se le junte con otros.

Una vez que ya ha probado el huevo y lo ha tolerado bien, puedes empezar a hacerle tortillas de patatas.

Una tortilla cuajada y con la patata bien blandita será perfecta para el BLW (una forma de alimentar al bebé basada en ofrecerle alimentos sólidos y que se los lleve a la boca, sin la ayuda de un adulto).

¿Qué aporta la tortilla?

Una tortilla compuesta a base de aceite de oliva, patatas, cebolla y huevos es una fuente rica en proteínas y potasio.

Cebolla: contiene vitamina A, B y C, potasio, yodo, hierro, fósforo y silicio.

Patatas: la patata es un alimento muy rico en potasio.

Huevos: son una gran fuente de proteínas. Además, con un solo huevo estará ingiriendo proteínas de alta calidad, selenio, fósforo, vitamina B12 y antioxidantes, que ayudan a mantener las células sanas.

 


Cuándo un bebé empieza a masticar la comida

¿Cuándo empiezan los bebés a masticar?

Durante los primeros meses de vida la alimentación del bebé es solo líquida, es decir, leche materna o de fórmula. A partir de los 6 meses comienzan a comer otro tipo de alimentos, aunque, generalmente, en papilla o puré ya que todavía no saben masticar bien. ¿Cuándo empiezan, entonces, a masticar?

El proceso de masticación paso a paso

Como decíamos, la introducción de otros alimentos diferentes a la leche empieza a los 6 meses, aunque a esta edad la mayoría de los bebés todavía no tiene ningún diente y, en vez de masticar, lo que hacen es chupar y tragar alimentos blandos. Por eso, puedes empezar a ofrecerle trocitos de fruta madura, verduras cocidas… siempre más grandes que su dedo para que pueda cogerlos sin problema.

Hacia los 8 meses o 9 meses, aunque no tengan dientes todavía ya que hay niños a los que no les sale el primer diente hasta los 11 u 11 meses, ya son capaces de hacer movimientos de masticación con las mandíbulas. Desde este momento puedes ofrecerle más alimentos para que vaya comiendo, pero siempre blanditos, como pescado o carne cocida, tortilla francesa, etc.

Y, entre los 11 y los 12 meses, irá mejorando ese proceso de masticación y comenzará a usar los dientes que tenga para desmenuzar mejor la comida y tragarla sin problemas. Por eso, desde el año debes olvidarte de los alimentos triturados y ofrecerle los mismos platos pero en trocitos. Por supuesto, siempre evitando alimentos duros o peligrosos y estando a su lado por si hay algún problema.

¿Por qué es importante que mastique?

Las papillas, purés y biberones están muy bien para el primer año de vida, pero hay que ir desterrándolos a medida que el niño crece ya que es fundamental que aprenda a masticar y tragar trozos de comida para que, con 2 años, su alimentación pueda ser más o menos igual que la de un adulto. Además, masticar es muy beneficios para él:

- Las dietas blandas hacen que los dientes se ensucien más, por lo que tienen más probabilidades de desarrollar caries que si come trocitos.

- Masticar es fundamental para el desarrollo de la boca. Si no mastica, los músculos pueden no desarrollarse adecuadamente y sufrir problemas de maloclusión.

- Ayuda a tener buenos hábitos alimenticios y comer todo tipo de alimentos.

- Las digestiones son más fáciles al masticar bien cada alimento.

- Fomenta la autonomía del niño y su desarrollo motriz.

¿Cómo estimular la masticación de los bebés?

- Ve gradualmente haciendo los purés menos triturados para que sean más espesos y con grumos.

-Sé paciente y ten en cuenta el desarrollo de tu hijo, no todos los bebés están preparados para masticar a la misma edad.

- Ofrécele siempre alimentos blanditos fáciles de tragar, nada de alimentos correosos que puedan “hacerse bola”.

- Deja que coja él solo los alimentos con la mano, los pruebe, los chupe, se lso lleve a la boca y experimente con ellos.

- Siéntale a comer contigo y deja que pruebe de tus alimentos, es lo que más le motivará a masticar.

- Evita los alimentos que sean tan duros que puedan producir atragantamiento o los que se desmenuzan demasiado fácilmente.


Cuándo puede comer kiwi un bebé

¿Cuándo puede comer kiwi un bebé?

El kiwi es una fruta tropical de sabor dulce y sabroso que suele gustar mucho a los niños. Sin embargo, puede causar reacciones alérgicas, sobre todo cutáneas, por lo que se recomienda retrasar su consumo hasta los 10-12 meses.

 

Read more


Puedo dar de beber leche de almendras al bebé

¿Puedo dar leche de almendras a mi bebé?

Durante los dos primeros años de vida, el bebé solo debe tomar leche materna o, en caso de que no se pueda ofrecer esta en todas las tomas, leche de fórmula si es menor de 12 meses o de vaca si es mayor de esta edad.

 

Read more


Es necesario despertar al bebé por la noche para darle de comer

¿Hay que despertar al bebé por la noche para darle de comer?

Tu bebé acaba de nacer y la enfermera te ha dicho que debes despertar al bebé por la noche si no se despierta solo para comer y no dejar que pasen más de 3 o 4 horas entre toma y toma, aunque para ello tengas que despertarle. Pero tú siempre habías oído que la alimentación debe ser a demanda y ahora no sabes qué hacer. ¿Hay que despertar al bebé por la noche o dejarle dormir?

 

Read more


Cómo mejorar la calidad de la leche materna

¿Cómo mejorar la calidad de la leche materna?

La leche materna es el mejor alimento que se puede dar a un bebé en sus primeros meses de vida ya que contiene todos los nutrientes que necesita, además de inmunoglobulinas, hormonas de crecimiento, etc. Y, aunque la leche materna siempre es la mejor opción, podemos hacer que sea aún más saludable y completa si seguimos una dieta sana ya que, al fin y al cabo, la leche se forma a partir de los alimentos que nosotras consumimos.

 

Read more


Mi bebé no come fruta

Mi bebé no come fruta

La fruta es esencial para una dieta sana, ya que aporta gran cantidad de vitaminas y minerales. Por eso, es muy importante conseguir que tu bebé coma fruta.

¿Qué aporta la fruta a nuestra dieta?

- Variedad de texturas y aromas que sirven para educar a sus papilas gustativas.

- Nutrientes importantes como agua, fibra o vitaminas como la vitamina C, las vitaminas del complejo B, la vitamina A, la E y la K.

- Costumbres saludables respecto a una alimentación saludable y equilibrada.

¿Cuándo introducir la fruta al bebé?

Los bebés se alimentan exclusivamente de leche hasta los 6 meses, ya sea de leche materna o de fórmula. Sin embargo, a partir de esta edad ya se puede introducir en su alimentación otros alimentos. ¿Y por qué a los 6 meses? Por diferentes motivos:

- Porque su estómago ya ha madurado lo suficiente como para aceptar nuevos alimentos.

- Porque ya es capaz de agarrar los alimentos con sus manitas y mantenerse sentado.

- Porque ha reflejado el reflejo de extrusión.

- Porque la leche sola ya no es suficiente para cubrir sus necesidades de todos los nutrientes, como por ejemplo, de hierro.

Por eso, desde esta edad se puede añadir a su dieta otros alimentos, aunque la leche siga siendo el alimento principal hasta los 12 meses. Uno de los primeros grupos que se introducen son las frutas, que se suelen empezar a dar trituradas en la merienda.

Se puede utilizar la mayoría de las frutas siempre cruda, pelada y en formato puré, aunque se suele empezar por manzana, pera o plátano. Las frutas se tienen que ir introduciendo de una en una y dejando unos 3 días entre una y otra para comprobar si existe alguna intolerancia o alergia.

La cantidad recomendada de fruta que se le debe dar al niño oscila entre los 100 y los 300 ml por merienda, aunque dependerá del niño y sus necesidades.

Otra opción, siempre que tu bebé esté preparado, es darle la fruta en trocitos, eligiendo siempre piezas blandas y dejando para más adelante frutas como la manzana, que tienen riesgo de atragantamiento.

¿Qué hacer si no come fruta de ninguna manera?

Como hemos visto, la fruta es esencial para una dieta equilibrada, por lo que debes conseguir que tu hijo coma fruta, sea la que sea y de la forma que sea. Por eso, si tu bebé rechaza por sistema la fruta, puedes probar los siguientes consejos:

1. Dejar que sea el bebé quien la manipule, la coja, se la lleve a la boca y la explora para familiarizarse con ella.

2. Sé un buen ejemplo y toma fruta a menudo. Si tu hijo te ve comer fruta, querrá comer lo mismo que tú.

3. Dale la fruta a temperatura ambiente, si está muy fría es posible que no la quiera probar. +

4. Puedes mezclar la fruta con leche, galletas o yogur si ya tiene más de 10 meses para camuflar un poco el sabor.

5. Prueba con frutas diferentes; puede que no le guste el plátano, pero sí la sandía o las uvas. Ve probando con frutas diferentes (dejando siempre ese margen de varios días entre una y otra).

6. Prueba a darle la fruta en forma de compota, es decir, cocida (pero sin azúcar ni miel). Quizá en esta textura le agrade más.

7. Si tu hijo comía bien la fruta y de repente la rechaza, puede que se deba a que tiene alguna herida o llaga en la boca que le molesta al comer la fruta. Comprueba que no es ese el motivo. También puede que se deba a la salida de los dientes de leche y a la inflamación de las encías.

8. Por último, no desistas y ten paciencia. Ofrece la fruta al bebé sin obligarle a probarla, si así la rechaza prueba a volver a intentarlo pasados unos días.


El bebé no come cereales

¿Qué hacer si el bebé no come cereales?

Hasta los 6 meses se recomienda la alimentación exclusiva del bebé con leche materna, ya que es el mejor alimento para su crecimiento y desarrollo. Sin embargo, a partir de esta edad la leche materna sola no es suficiente para cubrir sus necesidades alimenticias, por lo que es el momento de empezar con otros alimentos como los cereales. ¿Qué hacer si tu bebé rechaza los cereales?

La alimentación complementaria (AC) es el proceso mediante el cual se ofrecen al lactante alimentos sólidos o líquidos distintos de la leche materna o de la fórmula infantil como complemento y no como una sustitución, es decir, el alimento principal del bebé hasta los 12 meses sigue siendo la leche.

Sin embargo, desde los 6 meses la leche sola no es suficiente para cubrir sus necesidades de algunos nutrientes, como el hierro y, además, el bebé ya está preparado a todos los niveles para ir introduciendo en su dieta otros alimentos como los cereales, las frutas, las verduras, las carenes, los pescados o los huevos.

Actualmente, se puede introducir casi cualquier alimento desde los 6 meses, siempre dejando pasar 2 o 3 días entre uno y otro para comprobar que ese nuevo alimento no causa ninguna reacción alérgica o intolerancia. Sin embargo, a pesar de que se pueden ofrecer casi todos los grupos de alimentos, lo normal es empezar por los cereales.

¿Qué aportan los cereales al bebé?

Los cereales contienen hidratos de carbono complejos que, al ser metabolizados por el organismo, liberan de manera lenta la energía que necesitamos para realizar todas nuestras actividades.

Además, los cereales aportan vitaminas del grupo B, calcio, fósforo, hierro, potasio y zinc, fibra, proteínas y aportan pocas calorías. Por eso, son un alimento muy completo que debe formar parte de nuestra dieta.

Los primeros cereales que se introducen en la dieta del bebé son los cereales sin gluten, como arroz o maíz, ya que el gluten es una proteína que, en ocasiones, causa una intolerancia conocida como celiaquía. Después, antes de los 7 meses, se introducen los cereales con gluten (trigo, cebada, centeno…). Generalmente, se introducen en forma de cereales dextrinados que se mezclan con la leche, pero no todos los bebés los aceptan bien.

¿Por qué mi bebé rechaza los cereales?

Los motivos por los que un bebé puede rechazar los cereales en polvo que se mezclan con la leche pueden ser varios:

1- Quedan grumos que el bebé encuentre molestos.

2- Cambian el sabor de la leche y el bebé lo encuentra distinto y lo rechaza.

3- No le gusta ni la textura ni el sabor de la papilla ni comer con cuchara.

No obstante, hay que tener en cuenta que, para considerar que un bebé rechaza un alimento, debe probarse más de 8 o 10 veces. Por lo tanto, no te des por vencido a la primera, es normal que, al probar un alimento nuevo, sea cual sea, el bebé de primeras muestre rechazo. Hay que seguir insistiendo, pero siempre sin obligar al bebé.

Consejos para que tu bebé coma cereales

1- Prueba a calentar bien la leche para que los cereales se disuelvan bien y no queden grumos.

2- Si no le gustan los cereales  en papilla, prueba a dárselos en biberón.

3- Puedes mezclar los cereales tanto con leche materna como de fórmula.

4- Aunque es normal dar a los bebés cereales dextrinados en polvo, no es obligatorio, hay muchas opciones para ofrecer a los bebés cereales: avena instantánea sin azúcar para mezclar con la leche, sémola de arroz o trigo en caldo, harina de maíz mezclada con leche o agua, arroz cocido, pasta cocida…


A partir de qué edad puede comer un bebé azúcar

¿A partir de qué edad puede comer un bebé azúcar?

El azúcar es muy perjudicial para la salud y su consumo excesivo puede causar complicaciones tan graves como obesidad, diabetes, caries, etc. Por eso, es mejor que no le des azúcar a tu bebé antes de los 2 años y que, pasada esa edad, lo limites lo más posible.

¿Por qué es malo el azúcar?

El consumo excesivo de azúcar puede causar muchos problemas a nuestra salud a corto y largo plazo:

1- Sobrepeso u obesidad

2- Diabetes tipo 2

3- Menor absorción de calcio y magnesio

4- Aumento de triglicéridos en sangre

5- Carencia del complejo de vitamina B

6- Mayor riesgo de enfermedades vasculares

7- Caries dental

8- Destrucción de la flora intestinal

9- Aumento de la agresividad y el nerviosismo, especialmente en niños con TDAH

10- Sistema inmunológico más débil

11- Mayor riesgo de padecer cáncer

12- Mayor riesgo de sufrir Alzheimer

13- Adicción

Por lo tanto, debemos evitar el consumo de azúcar en la dieta de todos, pero especialmente en la de nuestros bebés.

¿A partir de qué edad podemos darle azúcar?

Durante los primeros 6 meses de vida el bebé solo puede alimentarse con leche, ya sea materna o de fórmula, por lo que no tomará más que el azúcar naturalmente presente en ambas leches, que no es perjudicial para el bebé, sino todo lo contrario, es necesario para proporcionarle energía y que su metabolismo funcione correctamente.

A partir de los 6 meses comenzamos a ofrecer al bebé otros alimentos, pero no se debe añadir a sus comidas ni azúcar ni sal hasta los 12 meses, tan solo puede comer el azúcar presente de manera natural en los alimentos (sacarosa, fructosa, lactosa), como decíamos, necesario para la vida ya que proporciona la energía que necesitan las células e interviene en muchos procesos fisiológicos.

Después, según la Organización Mundial de la Salud, el consumo de azúcar de un niño entre 1 y 3 años como mucho debe ser de 17 gramos de azúcar al día, alrededor de un 8% de las kcal totales que consume.

El problema es que muchos alimentos ya tienen de forma natural azúcar, por lo que debes procurar darle alimentos que no contengan ni azúcares ni edulcorantes añadidos, o se sobrepasará con mucho esta indicación.

Consejos para una alimentación sin azúcar

- Evita la bollería industrial y las galletas y procura hacer los postres caseros, echando poco azúcar y mejor moreno

- Nada de zumos envasados, puedes hacerlos tú mismo, y mejor si bebe agua o leche.

- Lee bien la etiqueta de los alimentos que compras, especialmente del azúcar que contienen, ya que muchos alimentos tienen azúcar, como el tomate, el kétchup, etc.

- Nada de recompensar a tus hijos por su buen comportamiento con chucherías, chocolate, etc.

- El chocolate procura que sea lo más puro posible y dale pocas cantidades y de manera ocasional.

- Potencia los alimentos sanos tanto en el desayuno como en la merienda, optando por cereales integrales, frutas, lácteos, etc.