Claves para saber si un pañal es ecológico

¿Qué materiales se usan en un pañal ecológico?

Un pañal ecológico es un producto que busca el menor impacto ambiental durante la producción y eliminación de residuos, para lo cual es necesario usar en su fabricación materiales de origen vegetal libres de sustancias nocivas.

¿Qué es un pañal ecológico?

Los pañales ecológicos son todos aquellos que buscan el menor impacto ambiental durante la producción y eliminación de residuos. Existen dos tipos principales de pañales ecológicos: los de tela lavables, y los desechables.

En cuanto a los pañales desechables ecológicos, están elaborados con tejido orgánico biodegradable y, en algunos casos, hasta compostable y fabricados con energías limpias, sin fragancias sintéticas ni productos químicos en su composición.

Además de ser respetuosos con el medio ambiente, también cuidan y protegen la piel del bebé al no usar sustancias químicas ni irritantes. Son muy cómodos y se encuentran disponibles en todas las tallas y tamaños, por lo que son la mejor opción si quieres proteger el medio ambiente a la vez que cuidas la delicada piel de tu bebé.

¿De qué materiales se fabrican los pañales ecológicos?

Como decíamos, para que un pañal consiga el certificado ecológico debe estar fabricado, tanto él como su envase, de materiales de origen 100% vegetal y de algodón orgánico.

Algunos de los materiales que se emplean para elaborar este tipo de pañales son:

- Cosechas sostenibles de maíz y caña de azúcar: ambos materiales son 100% biodegradables, suaves y provenientes de agricultura ecológica.

- Celulosa procedente de bosques sostenible.

- Plásticos de base vegetal que se descomponen rápidamente.

- Bambú: las fibras del bambú se pueden procesar para fabricar para elaborar los pañales desechables ecológicos.

Existen muchas opciones para fabricar este tipo de pañales, pero lo más importante es que estén libres de productos químicos dañinos: plastificantes como el PVC, ftalatos, metales pesados, cloro, formaldehido, etc.

Es importante también que las cosechas de las que provienen sean ecológicas y que las energías con las que se fabrican sean limpias y renovables. De igual modo, el embalaje debe ser biodegradable y, si es posible, su distribución también debe ser sostenible.

De esta forma, nos aseguramos el cuidado del medio ambiente y evitamos los plásticos que tienen los pañales desechables normales, que tardan hasta 500 años en degradarse, contaminando durante tanto tiempo nuestra naturaleza.

¿Cómo saber si mi pañal es ecológico?

Para saber si los materiales y el proceso de fabricación y eliminación de residuos es realmente ecológico debes asegurarte de que cuenta con alguno de los certificados ecológicos oficiales. Algunos de los más reconocidos son EU Organic Bio Logo, Ecolabel, Ecocert, Cosmebio, WWF, etc.


Causas y mitos de la enuresis

Causas y mitos de la enuresis

La micción involuntaria en niños de más de 5 años durante al menos 4 veces al mes, se denomina en medicina enuresis y es un problema más frecuente de lo que creemos. ¿Cuáles son las causas de la enuresis? ¿Qué mitos han surgido en torno a este problema?

Causas de la enuresis

Son varias las causas que hay detrás de la enuresis:

 - Retraso madurativo. Hasta que los esfínteres no maduren el niño será incapaz de controlar la micción. Un mal aprendizaje o un retardo neurofisiológico puede ser la causa de la incontinencia.

 - Factor anatómico. Muchos niños que padecen enuresis presentan una vejiga pequeña, lo que les impide almacenar toda la orina que se produce por la noche.

 - Alteración de los niveles de la hormona antidiurética (ADH). Puede ocurrir que, debido a una deficiencia de esta hormona, encargada de reducir la secreción de orina por la noche, la producción de esta aumente y, como consecuencia, se produzca la incontinencia.

 - Circunstancias psicológicas. Esta suele ser la causa más habitual en enuresis secundarias (es decir, en niños que consiguieron controlar sus esfínteres y, de pronto, comienzan de nuevo a mojar la cama). Como consecuencia de alteraciones o impactos emocionales (fallecimiento de familiar, llegada de un hermanito, divorcios, etc.), el niño puede hacerse pis por la noche.

- Factores genéticos. Parece estar claro el papel que juegan los antecedentes familiares en estos casos. La incidencia de la enuresis en niños cuyos padres padecieron enuresis es de un 75%.

 - Causas patológicas. La enuresis también puede ser parte de la sintomatología de una patología, como una infección de orina, diabetes, obstrucción uretral, uréter ectópico, etc.

Averiguar la causa es esencial para conseguir ayudar al niño, ya que en los casos en los que haya un problema físico o enfermedad detrás habrá que tratar este, pero, si el problema es emocional, será necesaria la ayuda de un psicólogo.

Mitos sobre la enuresis

Todo el mundo conoce a un niño que tiene este problema o incluso lo padeció él de pequeño, por eso, es normal que hayan surgido muchos mitos en torno a la enuresis que no son ciertos y desmentirlos es esencial para poder ayudar correctamente al pequeño.

1- Se hace pis porque le da la gana. Ningún niño mayor de 5 años quiere seguir haciéndose pis en la cama… es algo que no puede evitar y, probablemente, el que peor lo pasa es él al levantarse y darse cuenta de que ha vuelto a mojar la cama. La enuresis es un problema real que se debe consultar con el pediatra. Por lo tanto, no debes castigar ni humillar al niño por hacerse pis, ya que no lo hace aposta ni por pereza.

2- Es un problema que se resolverá solo. Es verdad, pero con matices. Es cierto que, si no haces nada, probablemente el niño deje de hacerse pis por la noche, pero en muchos casos no lo conseguirá hasta los 12 o 13 años, lo que significa años de vergüenza, sentimiento de culpabilidad, baja autoestima… Por lo tanto, pasados los 6 años, se recomienda consultar al pediatra para ayudarle de la mejor manera posible cuanto antes.

3- El niño aprenderá si se le castiga lavando las sábanas. Como decíamos, el pequeño no lo hace aposta, por lo que no se le debe castigar ni obligar a recoger sus sábanas, ya que eso no solo no le ayudará, sino que puede empeorar el problema y causar daños psicológicos en el niño.

4- Siempre es un problema psicológico. En la mayoría de los casos de enuresis secundaria así es, pero no siempre es un problema psicológico o emocional, muchas veces, hay un factor físico detrás (problemas anatómicos, hormonales, patológicos…), por lo que debes consultar siempre al pediatra.


Ventajas de los pañales ecológicos

¿Qué es un pañal ecológico y cuáles son sus ventajas?

Preocupados cada vez más por el medio ambiente, son muchos los padres que se apuntan a los pañales ecológicos ya que, sin duda, los pañales normales son una gran fuente de residuos. Por eso, se aconseja usar pañales ecológicos, menos contaminantes y más cuidadosos con el bebé.

¿Qué es un pañal ecológico?

Los pañales desechables ecológicos son aquellos elaborados con tejido orgánico biodegradable y, en algunos casos, hasta compostable, es decir, materiales de origen vegetal y algodón orgánico. Además, es importante que también sean producidos con energía 100% limpia y no cuenten en su composición con fragancias sintéticas y productos químicos.

En resumen, un pañal ecológico es un producto que busca el menor impacto ambiental durante la producción y eliminación de residuos al estar hecho de materiales naturales libres de sustancias nocivas en la piel de tu bebé.

Para asegurarte de que el pañal que compras es realmente ecológico, debes asegurarte de que cuente con certificaciones independientes que confirmen sus características ecológicas y de seguridad, como AllergyCertified, Standard 100 de OEKO-TEX®, la etiqueta ecológica oficial de la UE, etc.

¿Cuáles son las ventajas de los pañales ecológicos?

1- Son cómodos de usar, ya que son desechables (no hay que lavarlos como los de tela), pero no contaminan el medio ambiente ni en su producción ni en su eliminación. Tienen un velcro al igual que los pañales normales y se ponen y se quitan con gran facilidad y rapidez.

2- Respetan y cuidan la piel del bebé ya que no contienen sustancias nocivas que pueden irritar y dañar la delicada piel del bebé. Son suaves para la piel y permiten su transpiración. Además, están libres de químicos que son disruptores endocrinos que pueden afectar gravemente a la salud del bebé.

3- No contaminan como los pañales desechables normales. Los pañales desechables comunes contienen, aparte de fibra compuesta y poliacrilato de sodio (un absorbente), polipropileno y polietileno microporoso (plásticos), por lo que, además de ser un residuo de degradación muy lenta, contaminan porque contienen derivados del petróleo. El tiempo para degradarse tarda hasta 500 años y se necesitan alrededor de cinco árboles para producir los pañales que utilizará un bebé durante 24 meses, además del petróleo correspondiente.

4- No resultan mucho más caros que los desechables normales, por lo que están al alcance de casi todas las familias.

5- Puedes encontrarlos en todas las tallas y tamaños, desde recién nacido hasta junior, por lo que tu hijo podrá ir siempre protegido mientras cuida el medio ambiente.

6- Son muy eficaces ya que absorben muy bien la humedad y cuentan con un sistema de secado que no permite que la piel del bebé esté en contacto con la orina. Tu bebé podrá estar varias horas seco y cómodo.


¿Cómo tiene que ser el cepillo de dientes para bebés?

¿Cómo tiene que ser el cepillo de dientes para bebés?

Los hábitos de higiene son importantes durante toda la vida de una persona y, más aún, cuando son bebés y empiezan a meterse todo en la boca. Es bueno desinfectar y no hay mejor manera que lavándose los dientes.

A veces no sabemos qué cepillo de dientes agradable y eficaz elegir para nuestro hijo, por ello, es bueno recordar que debe tener las siguientes características:

- No puede ser del mismo tamaño que el de un adulto. Debe tener un tamaño menor, apropiado para su boquita. Por ello decimos que su cabezal tiene que ser compacto y anatómico.

Para evitar heridas, las cuerdas deben de ser de textura suaves.

- Mango ergonómico, es decir, que sea fácil de usar.

Una vez elegido el cepillo, necesitamos saber todo lo relacionado a la pasta dentífrica:

- Entre los seis meses y los dos años es aconsejable 1.000 ppm de flúor en las pastas de dientes. La cantidad será muy muy poca, sin que apenas se note.

- Entre los dos y los seis años, 1.000- 1.450 ppm de flúor y la cantidad será un poco mayor (tamaño de un guisante).

- Para los mayores de seis años es bueno usar pastas con 1.450 ppm de flúor. Se debe aumentar la cantidad.

La Sociedad Española de Odontopediatría es la queindica esas cantidades de flúor. Siempre la pasta de dientes debe contener flúor.

Pasos para cepillar a un bebé

1. Es bueno que el bebé esté tumbado encima de nuestro regazo para que tengamos una buena visión de su boca.

2. Introducimos su cepillo y damos pasadas suaves que quiten la placa bacteriana. No hace falta que esto sea perfecto. Primero la parte superior y después la parte inferior. Cepillando ambas caras de los dientes.

Para que el niño goce de una buena salud bucal lo más importante es crear el hábito y la rutina del lavado de dientes. Una persona adulta debe lavarse tres veces por día, después de cada comida. Lo ideal en un niño es que lo haga también después de las comidas, pero con dos veces (una por la mañana y otra por la noche) estaría bien. Debes armarte de paciencia para que tu hijo se cepille o si aún le cepillas tú, por lo menos durante dos minutos. Si ya le han salido, se tiene que poder llegar a todas las piezas de la boca con el cepillo de dientes y no olvidarse de cepillar la lengua.


Motivos por los que el bebé puede tener caspa

¿Por qué mi bebé tiene caspa?

 La caspa es la descamación de la dermis del cuero cabelludo a causa de un acortamiento del proceso de renovación celular debido a la existencia de la piel muerta de la cabeza. Esta empieza a desarrollarse en la pubertad, por lo tanto, ¿es posible que mi bebé tenga caspa?

No, no es posible. La caspa no surge hasta la pubertad, por lo que esas descamaciones que ves en la cabeza de tu bebé no están causadas por la aparición de caspa, sino por la dermatitis seborreica infantil o costra láctea.

La dermatitis seborreica aparece entre las 2 semanas y los 12 meses de edad. Suele empezar con la costra láctea, es decir, afectar al cuero cabelludo en primer lugar y, después, extenderse por la frente y la cara, detrás de la orejas, en la zona del pañal o en otros pliegues y hendiduras de la piel.

Esta seborrea aparece como áreas escamosas o peladas, manchas o costras amarillentas y pliegues de la piel rojos y húmedos. Para distinguirlo bien de otro problema de la piel, hay que fijarse en que surjan placas rojizas y escamas gruesas de color amarillento o blanco con una apariencia grasienta. Aunque pueda parecer molesta para el bebé, lo cierto es no provoca picor ni dolor.

¿Por qué aparece la costra láctea?

La costra láctea aparece por varios motivos combinados, entre los que se encuentra una producción excesiva de sebo por parte de las glándulas sebáceas y de los folículos pilosos, la predisposición genética y la presencia de un hongo llamado "Malassezia" que se encuentra de manera natural en la piel.

¿Qué hacer si mi bebé tiene dermatitis seborreica?

-Evitar exponer al bebé al frío o al sol.

- No sobreabrigar al bebé para evitar el sudor.

- Masajear el cuero cabelludo del bebé con los dedos o un cepillo suave para soltar las escamas.

- Lavar la cabeza del bebé con un champú especial para bebés, enjuagando bien para evitar que queden restos de jabón.

- Si las escamas no se desprenden con facilidad, aplica un poco de vaselina o aceite de oliva sobre su cuero cabelludo, déjalo actuar durante unos cuantos minutos y, después, pasa un cepillo suave para extraerlas.

- Puedes usar champús especiales para tratar la costra láctea.

El pediatra puede recomendarte alguna crema con antifúngicos o esteroides para tratar las rojeces de la piel o quitar las escamas grasientas, pero, normalmente, lo mejor es dejar que pase el tiempo ya que se irá quitando sola a medida que el bebé crezca.

¿Es necesario llevar al bebé al pediatra?

Solo hace falta llevarle al pediatra para consultarle sobre la costra láctea si le sangran las escamas o se propaga fuera del cuero cabelludo. Si se inflama, puede que sea necesario usar una crema con cortisona, pero nunca le des nada a tu bebé sin consultar antes con su pediatra.


Cuánto peso tiene que aumentar un bebé por semana

¿Cuánto tiene que aumentar de peso un bebé por semana?

Una de las maneras de saber si el bebé se alimenta adecuadamente es controlando su peso, lo cual se recomienda hacer cada semana durante los primeros meses de vida. No obstante, no debes obsesionarte con el peso ya que hay semanas que engordan más que otras.

 

Read more


Dónde dejar al bebé durante el día

¿Dónde dejar al bebé durante el día?

Durante los primeros meses de vida del bebé, mientras no puede estar sentado ni moverse, es normal que te preguntes cuál es el mejor sitio para que permanezca mientras estés en casa… ¿hamaca, cuna, carro?

 

Read more


Cómo ayudar a mi bebé a expulsar las flemas

¿Cómo ayudar a mi bebé a expulsar las flemas?

Las flemas, es decir, la mucosidad de las vías respiratorias que se expulsa por la boca, son muy habituales en los recién nacidos y bebés ya que es un método de defensa para protegerse de posibles infecciones mientras su sistema inmunológico se fortalece. Sin embargo, cuando se junta con la mucosidad, el bebé está muy incómodo y molesto, por lo que debes saber cómo ayudarle a expulsarlas.

 

Read more


Mi bebé tiene poco pelo

Mi bebé tiene poco pelo

Algunos bebés nacen con mucho pelo, mientras que otros parece que nacen calvos, aunque, si se observa bien, siempre se pueden distinguir pelillos. Por eso, no debes preocuparte si tu bebé nace con poco pelo, ya le crecerá.

Si nace con poco pelo, ¿tendrá poco pelo de mayor?

Al nacer, la cabeza ya posee todos los folículos pilosos de los que después saldrá el pelo definitivo (aunque no se puedan apreciar). Normalmente son unos 120.000. Los rubios suelen tener 140.0000, los morenos 110.000 y los pelirrojos 90.000.

Sin embargo, como decíamos, no a todos los bebés se les nota la misma cantidad de pelo al nacer. Algunos nacen con una mata larga de pelo, mientras que otros parecen totalmente calvos. Aunque tu hijo sea de los segundos, no debes preocuparte ya que nacer con poco pelo no implica que vaya a tener poco pelo al crecer, ni viceversa, nacer con mucho pelo no significa que vaya a tener una melena poblada de mayor o que no vaya a ser calvo.

Y es que este primer pelo se suele caer por completo a lo largo de los primeros meses de vida. También cambia de color y de grosor, por lo que puede que tu hijo nazca moreno, y luego sea rubio.

¿Cómo será el pelo de mi hijo?

La naturaleza del cabello viene determinada genéticamente, es decir, depende de los genes que le transmitan sus padres tanto en lo que se refiere a color, forma, rapidez de crecimiento, abundancia, fortaleza, etc. Es decir, si los padres son rubios y de pelo rizado, es probable que el niño también tenga el pelo así.

Normalmente, los bebés a los 18 meses ya tienen un pelo bastante tupido y con un crecimiento “rápido”. También el color se va aproximando al definitivo, aunque le irá cambiando con el paso de los años, especialmente al llegar a la pubertad.

El ritmo del crecimiento del cabello en los bebés suele ser muy lento (unos 7 milímetros al mes aproximadamente), por lo que puede que no tenga bastante pelo y melenita hasta los 3 o 4 años. Es algo normal, por lo que no debes preocuparte si tu bebé tiene 2 años y todavía tiene poco pelo, no significa que vaya a ser así siempre. Además, hay que resaltar que, normalmente, los rubios tardan más en tener melena que los morenos.

Si le corto el pelo, ¿le saldrá más fuerte?

Muchas personas creen que, si le cortan el pelo al bebé de pequeño, le saldrá más pelo y más fuerte, pero eso no es así ya que cortar el pelo no modifica la raíz, por lo que no hace que salga más cabello o más fuerte. Eso sí, puede servir para igualárselo si tiene calvas, sobre todo en la parte de la nuca por pasar mucho tiempo tumbado boca arriba.

El primer corte de pelo puede hacerse cuando quieras, pero si llega le invierno, no le dejes sin pelo ya que este también le da calor. Además, debes tener cuidado de no hacerle daño al moverse.

Mi bebé tiene calvas, ¿es normal?

Es algo totalmente normal. Alrededor de los tres meses, el cabello con el que el niño nace empieza a caerse para dar paso al cabello definitivo, pero no se cae a la vez, sino que suele caerse por zonas, lo que crea calvas temporales en algunas zonas, especialmente, como decíamos, en aquellas zonas que sufren más roce.

Es algo normal y no tiene que preocuparte. ¡Poco a poco recuperará el cabello que ha perdido!


Consejos si no duerme por la salida de los dientes

Consejos si no duerme por la salida de los dientes

En torno a los 6 meses comienza la erupción de los dientes de leche, este proceso, sobre todo al principio o con algunas piezas dentales, puede resultar molesto y doloroso para el bebé, lo que puede interferir con su sueño. ¿Qué hacer en estos casos?

Síntomas de la erupción dental

La salida de los dientes de leche, proceso que empieza en torno a los 6 meses, pero puede retrasarse hasta los 12, causa una serie de síntomas y molestias al bebé:

- Exceso de saliva

- Inflamación y rojez de las encías

- Irritabilidad e inquietud

- Necesidad de morder para calmar el dolor

- Falta de apetito si el dolor es intenso

- Problemas para dormir

Sin embargo, contrariamente a lo que mucha gente piensa, la erupción dental no causa febrícula, diarreas u otros problemas. Si tu hijo presenta estos síntomas, lo normal es que tenga un virus, por lo que deberás consultar al pediatra.

¿Realmente afecta al sueño la salida de los dientes?

Aunque no hay ningún estudio que confirme que la erupción dental afecta al sueño, sí que es posible que el sueño de tu bebé se vea alterado algunas noches si está muy irritable y molesto por la salida de algún diente. No obstante, también es posible que tu hijo duerma mal debido a un cambio en las rutinas o una falta de horarios.

Además, hay algunos pediatras que afirman que la salida de los dientes no duele tanto como se cree ya que, cuando salen los dientes definitivos, mucho más grandes que los de leche, los niños apenas si manifiestan dolor o molestia (aunque también es cierto que los dientes de leche tienen que “romper” la encía, por lo que puede causar más dolor e incluso afectar al sueño).

Consejos para que el niño duerma mejor

- Si el bebé está irritable y le cuesta dormir, asegúrate de que no tiene ningún otro problema como un virus, otitis, mal estar estomacal, miedo, etc.

- Para calmar el malestar y la inflamación de las encías, lo mejor es ofrecer al bebé un mordedor frío.

- Las rutinas son esenciales para el sueño de los bebés. Asegúrate de que tu bebé sigue una rutina y unos horarios correctos a su edad que favorezcan el sueño (baño, cena, cuento, y a la cama, por ejemplo). Estas rutinas deben realizarse todos los días a la misma hora y, preferiblemente, los menores de 2 años deben dormirse entre las 8 y las 9 de la tarde.

- Las tomas nocturnas duran hasta los 6 meses, aproximadamente. Desde esta edad no necesitan comer cada 2 o 3 horas, por lo que asegúrate de que tu bebé realmente tiene hambre y no busca solo consuelo antes de ofrecerle el pecho para que no se acostumbre a dormirse siempre al pecho.

- Ofrécele el chupete para dormir, morderlo puede calmarle.

- Proporciona apoyo a tu bebé sin cambiar sus hábitos. Si estaba acostumbrado a dormir en su cunita, no empieces a llevarlo a tu cama. Bastará con darle la manita y sentarse a su lado. Tampoco es bueno, a no ser que haga falta, cogerlo en brazos.

- Nunca le apliques paracetamol directamente sobre las encías, es peligroso.

- Ten paciencia, si dormía bien, lo normal es que sea una fase que dure unos días. Si no dormía bien, entre los 6 y los 12 meses los bebés comienzan a dormir mejor.