Gráfico sobre la protección de la naturaleza

18 de octubre, Día Mundial de Protección de la Naturaleza

El 18 de octubre se celebra, desde hace casi 50 años, el Día Mundial de Protección de la Naturaleza, que persigue un mundo más sustentable logrando que los países obtengan su desarrollo sin afectar la naturaleza, sino más bien aprovechando sus recursos a la vez que la protegemos.

¿Por qué se celebra el 18 de octubre?

El 18 de octubre de 1872 el ex presidente de Argentina pronunció en Madrid un discurso en el que dijo:

"Ha llegado la hora en que todos los pueblos y gobiernos del mundo cobren conciencia de la marcha suicida que la humanidad ha emprendido a través de la contaminación del medio ambiente y la biosfera, la dilapidación de los recursos naturales, el crecimiento sin freno de la población y la sobreestimación de la tecnología. Es necesario revertir de inmediato la dirección de esa marcha, a través de una acción mancomunada internacional".

Este discurso llegó a oídos de de Kurt Waldheim, entonces secretario de la ONU, quien las pronunció en la Asamblea General de la ONU, logrando que se instaurase ese 18 de octubre como Día Mundial de Protección de la Naturaleza.

¿Cuál es el objetivo de este Día Mundial?

Unos de los objetivos principales de la ONU, y de muchos gobiernos, es conseguir, por medio de la Agenda 2030, lograr que los países aprovechen los recursos renovables que la naturaleza nos ofrece sin acabar con ellos. Este objetivo mayor se concreta en una serie de puntos:

- Utilizar fuentes energéticas renovables y dejar de usar otras como el petróleo.

- Reciclar y reutilizar todos los materiales de desecho que se puedan volver a usar.

- Reducir los automóviles más antiguos y conseguir que se vayan sustituyendo por otros que usen biocombustibles o energía eléctrica solar.

- Construir urbanismos de techos verdes.

- Generar composta orgánica en nuestros hogares para reducir la basura.

- Reducir el consumo de plásticos.

- Reducir nuestra huella de carbono.

La protección de la Naturaleza, de los ecosistemas y de la biodiversidad que habita en ellos es responsabilidad de todos los seres humanos, tanto de las instituciones, que deben implementar nuevas políticas y leyes ambientales, como de todos nosotros.

¿Qué hacer para celebrar el Día Mundial de Protección de la Naturaleza?

Para celebrar este día lo primero que puedes hacer es explicar a tus hijos qué se celebra y por qué. Asimismo, puedes concienciarle sobre todo lo que podemos hacer nosotros en casa para proteger la naturaleza, como reciclar, reducir y reutilizar, cuidar las plantas, no derrochar el agua o la electricidad, no dañar los árboles ni los animales, no contaminar ni tirar basura, etc.

También puedes acudir a alguna actividad planificada en este día por las ONG, plantar árboles, asistir a un taller de manualidades o ayudar a limpiar algún parque o playa.


Mamá haciendo foto a su hijo

¿Cómo sacar fotos a un bebé?

Llega la época en la que queremos inmortalizar a nuestros pequeños y tener un recuerdo para siempre o regalar su foto a algún familiar. El niño no va a posar para ti, por ello, sacar fotos a un bebé no es tarea fácil. Si estás pensando en fotografiar a tu hijo, puedes seguir los siguientes consejos.

- Ambiente. Para conseguir unas buenas fotos del bebé y no acabar únicamente con sus lloros retratados, necesitas crear un ambiente adecuado. Lo principal es intentar que tu hijo se sienta cómodo y que apenas note que esa actividad se sale de su rutina. Nunca digas que vas a fotografiarle, es bueno hablar con tono suave. La clave es conseguir que se divierta, puedes proporcionarle juguetes durante la sesión fotográfica.

-Escenario. Si el lugar donde le harás las fotos es tu casa, procura encontrar una zona iluminada. La cama es el lugar ideal porque el bebé estará lo más cómodo posible, no te cortes en colocar sábanas y cojines. Otra opción puede ser en el suelo.

Los portales, cobertizos o los parques con grandes árboles son escenarios interesantes para escenificar a tu bebé. Evita fotografiar en horas con mucho calor como por ejemplo el medio día.

- Luz. Es bueno encontrar una luz suave durante toda la sesión. Si no estás trabajando en estudio, lo mejor es usar luz natural. Evita el flash, algunos pediatras creen que el uso directo del flash contra el bebé puede ser perjudicial y acabar asustándole.

- La cámara a cuestas. A veces, cuanto menos te lo propones, es cuando mejor salen las cosas. Intenta llevar siempre la cámara contigo porque puedes encontrar un buen retrato de tus hijos un día cualquiera en el que vayáis a pasear. Permite que tus hijos expreses sus emociones y se diviertan mientras tu disparas el objetivo. Captar al bebé durante su rutina cotidiana proporcionará fotos mucho más naturales.

Algunos trucos:

- Si quieres que sonrían nunca se lo pidas, hazles tú reír. Evita que él escuche de tu boca “una sonrisa para la cámara” porque lo único que conseguirás es una pose bastante artificial y que tu hijo se ponga nervioso.

- Opción niños. Si tu cámara posee esa opción, elígela para que la foto no se vea perjudicada por sus movimientos.

- Utiliza el modo multidisparo. De esta forma, cuantas más fotos hagas mayor será la probabilidad de que alguna salga bien.

- Gracias a la tecnología que tenemos hoy en día, siempre puede ser bueno que edites las fotos colocando cualquier juguete o incuso algún rotulado.

Lo más importante para que la sesión fotográfica sea un éxito es tener paciencia y saber detectar el momento adecuado.


Desarrollo del lenguaje en los bebés

¿Cuándo un bebé comienza a entender lo que le dices?

La comunicación es una de las conexiones más fuertes y deseadas que existe entre padres e hijos, sobre todo entre la madre y el bebé. Desde que el bebé está formándose en el interior de la madre, ya puede escuchar lo que dices.

Siempre se ha dicho que es bueno hablar a la tripa cuando el bebé está dentro. No es una simple costumbre, sino que todos los estudios demuestran que este acto fomenta las conexiones neuronales y su posterior desarrollo. Aunque es imposible que entiendan lo que decimos, desde ese momento el feto puede oír y reconocer el ritmo y las voces de sus padres.

A partir de su nacimiento, según la edad que tengan, van desarrollando y aprendiendo la forma de comunicación y de entendimiento.

En su primer mes de vida, ya es capaz de distinguir el tipo de emoción que se le trasmite, rabia, alegría, tristeza, nerviosismo... Por eso, piensa bien cómo quieres dirigirte a él. En menos de un mes ya captan muy bien el tono, la sonrisa o las palabras.

De dos a tres meses el bebé es capaz de entender una sonrisa e incluso te sonreirá. También empieza a imitar sonidos y balbuceos. En estos meses intenta comunicarse contigo a su manera. A partir de los tres meses empieza a reconocer su “yo”, es decir, sabe cuándo se dirigen a él por su nombre. Reconoce su nombre. También distingue a sus allegados entre los desconocidos.

Antes de cumplir el año de vida diferencia entre “no” y “sí” y entiende órdenes sencillas como el acto de que le mandes comer, beber, etc. Llegará uno de los momentos más esperados por los padres: pronunciará las primeras palabras que generalmente serán “papa” o “mamá”. Normalmente acostumbran a decir antes “papá” porque tiene una fonética más fácil para ellos. Hasta los 18 meses no realizará frases sencillas.

Cuando llega a los dos años y en adelante mejora mucho su comprensión y su comunicación, aunque quizá aún tenga problemas de pronunciación. A partir de los seis años, cuando ya empiezan a ir a la escuela, sin contar el periodo de infantil, su empatía y sus relaciones sociales aumentan al estar en contacto con muchos otros niños. También cumplirán mejor las normas y las reglas que se les ordenan.

Debes saber que estos avances no son exactos para todos, sino que cada niño desarrollará sus capacidades cuando pueda o quiera, unos antes y otros más tarde, pero no debes preocuparte.

Solo debes preocuparte en casos muy extremos, cuando, por ejemplo, con 15 meses de vida tu bebé no sonríe, no se fija o no reacciona. En estos casos, deberás llevarle al pediatra para que le haga una revisión y averigüe si pasa algo.


Los nutrientes de la leche materna dependen del sexo del bebé

¿Sabías que los nutrientes de la leche materna dependen del sexo del bebé?

 Así es, por sorprendente que parezca, los nutrientes de la leche materna varían según se esté alimentando a un niño o a una niña para poder satisfacer sus necesidades concretas de crecimiento.

Estas conclusiones se han obtenido con una serie de estudios realizadas tanto en leche materna humana como de monos que han demostrado que los niveles de grasa, proteínas, minerales, vitaminas, azúcares y hormonas varían no solo de unas etapas a otras, sino también según el sexo del bebé. Esto se debe a que la composición de la leche materna influye no solo en el desarrollo y crecimiento físico del niño, sino también en el intelectual, afectando a su comportamiento y temperamento.

Para llegar a estas conclusiones se han realizado una serie de estudios como uno que mostraba que la leche materna de monos Rhesus cuenta con un 35% más de grasa y proteína para los bebés varones, y menos grasa, pero más calcio, para las hembras.

Otro estudio analizó los niveles de la hormona del estrés cortisol en la leche materna y cómo afectó al comportamiento de los bebés, ya que unas grandes de cortisol hace que los bebés estén más irritables. Pues bien, los resultados demostraron que las monas hembra se pusieron más nerviosas cuando el cortisol estaba alto al principio de la lactancia, mientras que los machos se comportaron más nerviosamente cuando el cortisol aumentaba con el tiempo.

En resumen, las madres producen leche materna de manera diferente para los bebés masculinos y femeninos. Esto podría hacer necesario crear también leche de fórmula diferente según el sexo del bebé, aunque para ello habría que hacer muchos más estudios para saber qué componentes varían y cómo replicar esas variaciones.

¿Afectan estas diferencias al desarrollo?

Todos estos estudios han servido para confirmar que la leche materna difiere según el sexo del bebé, y eso parece tener una especial importancia a la hora de proteger la salud y el desarrollo de los bebés de ambos sexos. Por eso, es importante conocer la composición específica de la leche materna para cada sexo para poder optimizar el desarrollo de los niños, especialmente de aquellos que son alimentados solo con leche de fórmula.

Para ello, se están llevando a cabo nuevos estudios que permitan conocer las diferencias específicas de sexo en la composición de la leche materna a lo largo de toda la lactancia para crear estrategias nutricionales específicas de sexo para bebés varones y mujeres.

Estas investigaciones permitirán optimizar y mejorar el desarrollo de niños y niñas a todos los niveles.

Fuentes:

Hinde K., Foster A.B., Landis L.M., Rendina D., Oftedal O.T., Power M.L. Daughter dearest: Sex-biased calcium in mother’s milk among rhesus macaques. Am. J. Phys. Anthropol. 2013;151:144–150. doi: 10.1002/ajpa.22229.


Es malo limpiar el chupete del bebé con saliva

¿Es malo limpiar el chupete del bebé con saliva?

Seguro que más de una vez te ha pasado que se ha caído el chupete de tu hijo al suelo y no tenías agua a mano para limpiarlo, así que has pensado en limpiarlo con tu saliva… ¿Es eso bueno o totalmente antihigiénico?

El chupete es, sin duda, el gran compañero para muchos bebés durante sus primeros 18 o 24 meses de vida. Durante estos meses, los bebés usan todos los días el chupete durante mucho rato para dormirse, calmarse, consolarse cuando algo les pasa… s un objeto de apego fundamental que, incluso, cuesta quitar a muchos niños cuando llega el momento ya que sienten gran dependencia de él.

Por eso, es normal ir con el chupete a todas partes y es inevitable que, en muchas ocasiones, se caiga al suelo. Cuando esto ocurre, sin duda lo más higiénico y adecuado es lavarlo con agua corriente y, si se hubiera manchado mucho o hubiera caído a la arena, incluso puede esterilizarse o lavar con un jabón esterilizador especial para chupetes. Pero ¿qué hacer si no tenemos agua a mano? ¿Podemos limpiarlo con nuestra saliva?

Para muchos padres esto puede parecer antihigiénico y nada aconsejable, pero, según un estudio sueco, no es tan malo como parece. Incluso puede ser bueno para el niño. Así, según la investigación, realizada en la Universidad de Göteborg en Suecia, limpiar el chupete con saliva transmite bacterias buenas de la boca de los padres a los hijos que pueden fortalecer el sistema inmunitario de los pequeños.

El estudio se apoyo en que mantener al bebé en una burbuja de higiene, esterilización y limpieza extrema no es bueno para su sistema inmunitario, ya que no recibe los estímulos necesarios para enfrentarse a posibles antígenos inofensivos que llegarán a él al empezar a gatear o caminar. Si es así, cuando el bebé se encuentre con estos antígenos su sistema inmunitario reaccionará con mayor virulencia de la necesaria, haciendo que el niño desarrolle alergia, asma y otros trastornos dermatológicos.

Por eso, limpiar el chupete con la saliva de los padres puede hacer que su sistema inmunitario se acostumbre a ciertos microbios orales, disminuyendo la probabilidad de que el sistema inmunitario del pequeño desarrolle alergia, asma u otros problemas más adelante. Al menos eso confirma el estudio, ya que los niños cuyos padres limpiaron su chupete con su saliva tenían menos probabilidades de tener asma y sensibilización a los dieciocho meses de edad que los que no habían hecho lo mismo. También los protegía frente al eccema hasta los 36 meses.

Otro estudio, presentado en la reunión científica anual del Colegio Americano de Alergias, Asma e Inmunología en Seattle (Washington), afirma también limpiar el chupete de los bebés con saliva puede mejorar la salud de los niños durante el primer año de vida, estimulando el sistema inmunológico y protegiéndolos contra enfermedades alérgicas más adelante. Sus datos confirman que esta acción reduce el riesgo de tener asma antes de cumplir un año y medio en un 88%, y el riesgo de tener un eccema o una reacción alérgica un 63%. Y aunque el efecto protector mengua a medida que los niños crecen, el riesgo, por ejemplo, de eccema sigue siendo un 49% más bajo.

No obstante, también hay expertos que afirman que esta práctica puede aumentar la incidencia de caries, y también la transmisión de otras bacterias. Por lo tanto, limpia el chupete de manera habitual con agua, pero, si no hay más remedio, la saliva no tiene por qué ser mala para la salud de tu bebé. Al contrario.


De quién se hereda el grupo y el tipo de sangre

¿De quién se hereda el grupo y el tipo de sangre?

 Cada ser humano tiene un grupo sanguíneo diferente que depende de las características presentes en la superficie de los glóbulos rojos y en el suero de la sangre. Este grupo sanguíneo se hereda de los padres, por lo que los hijos solo pueden tener el grupo sanguíneo de uno de sus padres.

La clasificación de los grupos sanguíneos se basa en la presencia o ausencia de antígenos en la superficie del glóbulo rojo, los cuales, además, pueden ser proteínas o azúcares. Según esto, existen cuatro tipos de grupo:

- Grupo A: los glóbulos rojos tienen el antígeno A y el plasma anticuerpos contra el antígeno B

- Grupo B: los glóbulos rojos tienen el antígeno B y el plasma anticuerpos contra el antígeno A

- Grupo AB: los glóbulos rojos tienen los antígenos A y B, y en el plasma no hay anticuerpos

- Grupo O: los glóbulos rojos no tienen antígenos, pero el plasma tiene anticuerpos anti-A y anti-B

Además, se puede tener un factor Rh positivo o negativo. El factor Rh es una proteína integrada en los glóbulos rojos o eritrocitos. Los Rh positivos son los que presentan dicha proteína en sus glóbulos rojos, y negativa quienes no presenten la proteína. Un 85% de la población son Rh positivos, por lo que es lo más habitual.

El grupo sanguíneo se combina con el factor Rh, que se puede heredar tanto del padre como de la madre, dando lugar a los siguientes grupos:

- O negativo

- O positivo

- A negativo

- A positivo

- B negativo

- B positivo

- AB negativo

- AB positivo

Los grupos sanguíneos siguen un patrón de herencia mendeliana, es decir, siguiendo las leyes de Mendel. Eso significa que el grupo sanguíneo viene determinado por los genes que el bebé hereda de sus padres, en concreto, por los alelos que posean ambos padres y su combinación en los gametos que dan lugar al nuevo ser. De tal forma que el gen ABO es trialélico. Esto significa que tiene tres tipos de alelos: A, B y O. Los alelos A y B dominan por igual, mientras que el O es recesivo. Y es la combinación de estos alelos lo que da lugar a los diferentes grupos sanguíneos antes indicados.

Por tanto, el bebé hereda el tipo de sangre y el factor Rh de sus padres, pero como puede combinar ambos no tiene por qué coincidir exactamente, ya que puede heredar el grupo A de su madre, por ejemplo, y el factor Rh de su padre. O heredar ambos del mismo y tener exactamente el mismo grupo sanguíneo. Dependerá también del grupo sanguíneo y del factor Rh que tenga cada progenitor.

¿Cómo saber qué grupo sanguíneo tiene mi bebé?

Nada más nacer se le extrae un poco de sangre al bebé para determinar el grupo sanguíneo que tiene, una información esencial, sobre todo si en algún momento el niño necesita un trasplante sanguíneo.

¿Es malo tener factor Rh negativo?

Que el factor Rh sea negativo no implica ningún problema para el bebé. Sin embargo, sí puede haber problemas en el embarazo si la mujer tiene Rh negativo y el bebé Rh positivo. En este caso cabe la posibilidad de que la sangre del bebé penetre en el flujo sanguíneo de la madre y, como esos glóbulos rojos son extraños para el organismo materno, tratará de eliminarlos desarrollando anticuerpos que pueden atravesar la placenta y atacar al feto con Rh +.

En un primer embarazo no suele haber problemas, ya que la sangre del bebé no penetra en la de la madre, pero tras un aborto o un parto, parte de la sangre del niño puede pasar a la circulación materna, creando estos anticuerpos y, si se produce un segundo embarazo, pueden surgir ciertos problemas graves como ictericia (coloración amarilla de la piel del bebé), anemia, insuficiencia cardiaca, daños cerebrales y, en casos extremos, aborto espontáneo o la muerte del feto dentro del útero.

Para evitar este problema, durante el embarazo te harán una prueba sanguínea denominada test de Coombs que sirve para averiguar o no si ambos Rh son incompatibles. Si así fuera, habría que poner inyecciones de inmunoglobulina antiD durante la gestación, y tras el parto si se descubre que el niño es positivo, para destruir cualquier célula Rh+ y evitar el desarrollo de anticuerpos. De esta forma, no habrá ningún tipo de consecuencia negativa.


Las tormentas producen más nacimientos de lo normal

¿Las tormentas producen más nacimientos de lo normal?

 Según un estudio publicado en Archives of Ginecology and Obstetrics, “el parto espontáneo está relacionado con la presión barométrica”. Es decir, que en los días en los que hay menos presión barométrica o atmosférica y, por lo tanto, más lluvias y tormentas, hay más partos.

Esta investigación afirma que el clima incide el número de partos, pudiendo hacer que, según llueva o haga sol, más o menos mujeres se pongan de parto de forma natural.

Para realizar el estudio, los investigadores analizaron a las pacientes que tuvieron un parto cefálico espontáneo entre enero de 1997 y diciembre de 2003 en un hospital para comprobar si la presión barométrica baja inducía dolores de parto y ruptura prematura de las membranas de parto. Estos fueron los principales resultados:

- aumento significativo del número de partos y ruptura de las membranas con baja presión barométrica.

- no hubo correlación significativa entre el inicio del parto y la presión barométrica.

- esta tendencia solo se observó en mujeres con ruptura espontánea de las membranas fetales y en aquellas con ruptura prematura de las membranas.

- por último, en los días con mayor cambio en la presión barométrica (independientemente de si estaba aumentando o disminuyendo) el número de partos aumentó y la relación fue bastante significativa.

¿A qué se debe esto?

Según los investigadores, la presión atmosférica tiene un impacto directo en el agua y nosotros, al fin y al cabo, estamos formados hasta en un 65% de agua. Las embarazadas, además, cuentan con un mayor volumen de líquido al tener dentro el líquido amniótico que rodea al bebé.

Por eso, creen que es posible que, cuando la presión disminuye, aumentan las posibilidades de que el saco amniótico se rompa, dando comienzo al parto.

Además, la doctora Desiree Bley, obstetra en Portland (Oregón, EE. UU.) afirmaba que había una relación significativa entre números de partos y tormentas, aunque tras esta afirmación no hay estudios, tan solo observación directa.

Por lo tanto, una presión barométrica baja induce la ruptura de las membranas fetales y el parto, lo que viene a significar que sí se produce, por tanto, mayor número de partos.

En cuanto a las fases de la luna o los eclipses, por el momento no hay ningún estudio que haya comprobado que, efectivamente, hay relación directa entre la luna llena y los partos, por ejemplo.

Fuente:

https://link.springer.com/article/10.1007/s00404-006-0259-3


A qué edad empiezan los niños con el juego simbólico

¿A qué edad empiezan los niños con el juego simbólico?

El juego simbólico es aquel en el que el niño representa o imita situaciones de la vida real y se pone en la piel de otras personas, jugando a ser otro, como un bombero, un médico o mamá o papá. Es una parte muy importante del desarrollo del niño ya que le preparara para entender y adaptarse mejor al mundo.

 

Read more


Cómo afecta fumar en la lactancia

¿Cómo afecta fumar en la lactancia?

Todas las embarazadas saben que fumar durante la gestación es malo y afecta al desarrollo y la salud del bebé; pero lo que muchas no saben es que tampoco se debe fumar durante la lactancia ya que el tabaco afecta a la producción de leche y altera el sueño del bebé, entre otros efectos nocivos.

 

Read more