Sostenibilidad en el colegio

Sostenibilidad en el colegio

Es importante que nuestros hijos aprendan a cuidar de nuestro entorno, así como del planeta. En nuestro día a día existen muchas maneras que ayudan a conseguir un mundo más respetuoso. En la escuela estarán aprendiendo continuamente a llevarlo a cabo.

¿Cómo vamos al colegio?

Las instituciones tienen mucha responsabilidad en garantizar que el cambio climático no siga aumentando con el tiempo. No obstante, nosotros también podemos ayudar.

La forma de ir al colegio influye mucho en la contaminación. Si acostumbras a tu hijo a caminar, montar en bici o coger el autobús, cuando crezca será más respetuoso con el medio ambiente.

Caminar: si el colegio no está muy lejos, no hay nada mejor que ir caminando. Además de evitar consumir gasolina también se hace ejercicio.

Usar la bicicleta: si el niño tiene una edad que le permita montar en bicicleta, esta opción será muy divertida para él. En ocasiones hay escuelas que organizan el día de la bicicleta y todos los alumnos acuden con ella. También refuerza la actividad física.

Autobús: cuando el colegio no está cerca, el autobús es mejor transporte que el coche. Compartir los vehículos ayuda a reducir la contaminación.

Estilo de vida en el colegio

Cada vez son más los colegios que mantienen un estilo de vida acorde a la naturaleza y el respeto al medio ambiente.

Además de las medidas que ya hemos hablado para llegar al colegio, estas otras medidas también ayudarán a concienciar a tu hijo:

1- Huerto para los alumnos: permite que el niño desarrolle interés y sentimientos por el cuidado de las plantas, a la vez que se crea un hábito de consumo beneficioso para la salud. Si la escuela tiene un huerto podría plantearse también la posibilidad de aprovechar el agua de la lluvia para regar las plantas del mismo.

En casa también podéis fabricar vuestro pequeño huerto.

2- Consumir alimentos de ecológicos: la comida de los comedores también puede ser un aspecto respetuoso con el medio ambiente. Los alimentos ecológicos respetan la naturaleza, además de ser muy buenos para el crecimiento del tu hijo.

En este espacio también será importante mostrarles el ahorro del agua cuando, por ejemplo, se laven las manos.

3- La regla de las tres R: “Reutilizar, reciclar y reducir”, esta regla es fundamental aprenderla en la escuela. Se pueden utilizar muchos ejemplos y realizar manualidades con productos que ya no vayan a usar más.

También es importante que dentro de las asignaturas se traten temas como la biodiversidad, la sostenibilidad o la naturaleza.


Ideas sostenibles para ir al colegio

Ideas sostenibles para ir al colegio

Cada pequeño granito de arena que ponemos para cuidar el medio ambiente ayuda un poco más a reducir la contaminación y la destrucción de nuestro planeta. Algo tan sencillo como ir al colegio de manera sostenible puede ayudar mucho más de lo que piensas.

Todos tenemos mucho que hacer para contribuir a la reducción de la contaminación de la Tierra. Es un error pensar que debemos dejar en manos de las administraciones todo el trabajo, ya que con nuestras actividades diarias podemos contribuir a aumentar esta contaminación, o todo lo contario.

Por ejemplo, la forma en la que vamos al colegio tiene mucha influencia en el cambio climático o el aumento de la polución, ya que no es lo mismo ir al colegio andando que ir en coche. Piensa que cada día, de lunes a miércoles, vamos y venimos del colegio al menos 4 veces, lo que puede suponer una gran diferencia en el estado de nuestra atmósfera.

Sin duda, uno de los principales problemas de las grandes ciudades es la contaminación causada por el humo de los coches, que muchos de nosotros cogemos para ir al colegio, situado a 5 minutos de casa. Reducir este consumo excesivo del automóvil y enseñar a nuestro hijo por qué no debemos abusar del coche puede suponer un punto y aparte en el cuidado del planeta.

Medios sostenibles para ir al colegio

1- Andar: la mejor idea, siempre que el colegio no esté muy lejos de casa, es ir andando, ya que es bueno para el planeta (no hay nada menos contaminante) y para la salud de toda la familia al promoveré una vida más activa y menos sedentaria.

2- Transporte público: en caso de que el colegio no esté lo suficientemente cerca para ir andando, puedes usar el transporte público (cercanías, autobús, metro…) para ir hasta el cole, evitando la contaminación y el tráfico y ahorrando dinero.

3- Transporte escolar: algunos colegios ofrecen rutas de autobús escolar para recoger y llevar a los niños del cole a casa. Si es tu caso, es una manera sencilla y sostenible de que tu hijo vaya al colegio.

4- Pedibús: son rutas escolares a pie o pedibús que se ofrecen en diferentes comunidades españolas, como Madrid o Galicia, y que consisten en asociaciones de madre y padres que se han organizado para juntarse y llevar a los niños al colegio andando, turnándose según la disponibilidad de cada familia. Esto reduce el número de coches, la contaminación y el tráfico, a la vez que ayuda a la conciliación.

5- Bicicleta: si el niño no es muy pequeño y circula bien en bicicleta puede ir al colegio en este medio ecológico y saludable. Si es pequeño, le puede llevar el papá o la mamá en una silla especial colocada en su bicileta. Muchas ciudades cuentan ya con carril bici y servicios públicos de alquiler de bicicleta, lo que facilita su uso y lo hace más seguro.

Como ves, hay diversos medios para ir al colegio respetando el medio ambiente y promoviendo una vida más activa que evite otros problemas tan comunes como la obesidad.


¿Se puede recalentar y guardar la leche de biberón?

¿La leche de fórmula se puede guardar y recalentar?

La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses y, poco a poco, introducir alimentos sólidos propios de su edad. Sin embargo, en ocasiones, por cuestiones de salud, laborables o personales, es necesaria la leche de fórmula.

¿Qué es la leche de fórmula?

La leche de fórmula es un sustitutivo artificial de la leche materna que suele elaborarse a través de la leche de vaca. La leche materna se da al bebé en un biberón, el cual deberás saber cómo lavar y preparar. La higiene es fundamental para la salud de tu hijo.

Esta decisión les permite a las mujeres alimentar al bebé en cualquier sitio, no tener que estar pendiente de la toma ya que cualquiera le puede dar de comer, recuperar la dieta y costumbres habituales, usar todo tipo de métodos anticonceptivos y tomar cualquier medicina. También permite al padre participar más en la crianza del niño y reforzar el vínculo padre-hijo.

¿Cómo preparar un biberón?

Primero debes escoger la leche de fórmula adecuada para tu hijo. Debes fijarte si necesita una de iniciación (0 -6 meses) o de continuación (a partir de los 6 meses). Además, existe la leche de fórmula adaptada y la leche de fórmula especial.

Como la higiene es muy importante, deberás lavarte muy bien las manos con agua y jabón además de esterilizar la tetina y el biberón.

A la hora de preparar el biberón seguirás las normas que te indique tu pediatra. Para preparar el biberón se añade primero el agua (mejor mineral) y después, la leche. No calientes demasiado el agua, unos 37º C.

Después de su uso limpia bien el biberón.

¿Puede guardarse la leche de fórmula?

- La fórmula preparada, si está a temperatura ambiente, no se recomienda dejarla mucho tiempo. Por ello, debe ser desechada una hora después de haber sido preparada. Cuando hace mucho calor es más importante que se prepare en el momento y no se deje preparada tiempo antes.

- La fórmula preparada que ha sobrado de una toma debe ser desechada inmediatamente después. Nunca la guardes ya que puede crear muchos microorganismos malos para el bebé.

- Un envase con fórmula lista para usarse (bien sellada) puede durar 48 horas en la nevera.

¿Puedo recalentar la leche de fórmula?

Del mismo modo que no es bueno guardar la leche de fórmula por mucho tiempo, tampoco es recomendable recalentar esa leche. Lo mejor es que vuelvas a hacer un biberón nuevo con el agua caliente.

Lo ideal es que, tanto tú como tu pareja, preparéis el biberón justo antes de la toma del bebé, pero si tienes que dejarlo preparado antes, debéis tener en cuenta que la leche en fórmula se conserva una hora a temperatura ambiente (después de ese tiempo es mejor desecharla y preparar otro biberón).

Las recomendaciones que te diga tu pediatra junto a estas ayudas deben ser cumplidas ya que la alimentación del bebé en esas edades debe ser muy cuidada.


Qué son las certificaciones ecológicas

¿Qué significan las certificaciones ecológicas?

Los productos ecológicos y respetuosos con el medio ambiente están de moda y son muchas las familias que optan por este tipo de productos para la higiene de du día a día. Sin embargo, no todos los productos que se presentan como ecológicos realmente lo son. Una buena manera de asegurarnos de lo que compramos en mediante las certificaciones ecológicas oficiales.

¿Qué es una certificación ecológica?

La certificación ecológica es el proceso por el cual los productores de ciertos productos (alimentos, productos elaborados, insumos…) obtienen la calificación de ecológicos (o bio- en el mundo anglosajón).

Los requerimientos para obtener esta certificación varían en cada país, aunque suelen ser similares y cubrir un conjunto de estándares tanto en la producción, como en el cultivo, almacenaje, procesamiento, distribución, etc.

Algunos de los requerimientos más habituales son:

- Evitar organismos genéticamente modificados y sustancias químicas de síntesis como pesticidas, antibióticos, fertilizantes o aditivos.

- Cultivo en suelos en los que no se hayan empleado químicos durante tres o más años.

- Someterse a inspecciones periódicas in situ.

- Llevar un control documental del proceso de producción y ventas del producto.

En muchos países, el proceso de certificación está supervisado por la administración pública y regulado por la legislación correspondiente.

En la Unión Europea, por ejemplo, la certificación de los productos derivados de la agricultura ecológica está regulada por los Reglamentos Comunitarios 834/2007 y 889/2008. En España la certificación de los productos agrarios ecológicos está delegada a las Comunidades Autónomas.

Para garantizar al consumidor que un alimento es realmente ecológico, distintos organismos controladores han creado las Certificaciones Ecológicas que se identifican por sellos o logotipos impresos en el envoltorio del alimento.

Para obtener una certificación, el organismo regulador (público o privado) hace inspecciones a las empresas tomando muestras en cada fase de producción para comprobar que cumple con todos los requisitos que la legislación del país ha impuesto para dar un sello ecológico.

Principales certificaciones ecológicas

- EU Organic Bio Logo (Unión Europea): es el sello de certificación según la normativa de la UE y se obtiene mediante controles muy estrictos en cada etapa de la cadena de producción y distribución.

- Ecolabel (Unión Europea):  es una certificación ecológica que se concede a productos y servicios con bajo impacto ambiental en toda su producción. La otorga la Dirección General de Medio Ambiente para alimentos, productos de limpieza y hasta alojamientos turísticos.

- SOHICERT: La Sociedad Hispana de Certificación S.A., es un Organismo de Control y Certificación Agroalimentaria de carácter privado que ofrece la certificación a las empresas que lo requieran.

- ECOCERT: una de las más conocidas, pertenece a un organismo privado francés de certificación para el desarrollo sustentable. Ofrece certificación alimentos hasta cosméticos, detergentes, fertilizantes, ambientadores, etc.

- DEMETER: es una certificación de agricultura biodinámica formada por la asociación de un grupo de agricultores, ganaderos, comerciantes, procesadores, consumidores y científicos alemanes. Cuenta con normas más estrictas que la de Unión Europea.

- AB Francia: certificación agrícola otorgada por el Ministerio de Agricultura francés.

- USDA Organics: la certificación otorgada por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos. Esta certificación es reconocida también por Canadá y todos los países de la Unión Europea.

- BDIH: certificación alemana exclusiva para la industria cosmética. Sus normas incluyen la producción ecológica de sus ingredientes, que no se hayan realizado test en animales, el agregado limitado de conservantes y el envasado ecológico.

- Cosmebio: certificación ecológica francesa emitida por la Asociación de laboratorios de la industria cosmética.

- Nordic Ecolabel: etiqueta ecológica oficial de los países nórdicos. Certifica una amplia gama de productos, desde alimentos, productos de limpieza, cosméticos, muebles, textiles, impresoras, etc.

- WWF: certificación otorgada por la World Wildlife Fund, es la mayor organización independiente dedicada a la defensa de la naturaleza y el medio ambiente. Cuenta con distintas certificaciones para cada tipo de industria: FSC (Forestal), MSC (Productos Marinos), RSB (Biomateriales), GRSB (carne vacuna), etc.


Cuándo el bebé reconoce a sus a padres

¿A qué edad reconocen los bebés a sus padres?

Los bebés, desde el mismo momento en que nacen, son capaces de saber quién es su mamá y su papá por su olor y su sonido. Reconocen sus voces por haberlas escuchado dentro del útero materno, y no tienen duda de quién es su mamá cuando esta les coge en brazos, aunque no diferencien aún su cara.

Los bebés nacen con los 5 sentidos funcionando, aunque la vista, por ejemplo, aún tiene que desarrollarse del todo. En los primeros días de vida, el recién nacido no distingue los colores, apenas ve más que formas borrosas y no distingue nada que esté más lejos de 25 cm. Gradualmente, a medida que pasan las semanas, su vista se va desarrollando y mejora hasta que, con un año, es capaz de ver casi como un adulto.

Por eso, al nacer, los bebés reconocen a sus padres sobre todo por el olor y el sonido. Cuando está en el útero, el feto puede escuchar las voces que hay en el exterior, especialmente la de mamá, lo que hace que, al nacer, reconozca esas voces y sepa que son de sus padres, aunque no sepa qué es el concepto de padre o madre.

Además, si has hecho el piel con piel, tu pequeño se habrá quedado prendido de tu olor nada más nacer, y lo reconocerá cada vez que le coloques en tu pecho o lo cojas en brazos. No tendrá duda de que eres su mamá. Enseguida aprenderá también a distinguir el olor de su papá, sobre todo si este lo coge a menudo.

Pero, como decíamos, la vista no está totalmente desarrollada al nacer, por lo que no será capaz de fijar la mirada durante un tiempo en un mismo objeto o persona hasta el mes de vida. Entre los 2 y los 3 meses comenzará a apreciar los colores primarios (rojo, azul, amarillo) y las imágenes lejanas serán cada vez más nítidas.

Desde ese momento serán capaces de comenzar a reconocer las caras más habituales que vean y distinguirlas entre ellas. Generalmente la de su mamá y su papá, pero también hermanos, abuelos, etc.

Entonces, ¿cuándo reconocen a sus padres?

Según diversas investigaciones, los recién nacidos pueden reconocer a su madre desde el mismo momento en que nacen a través de la voz por el mero hecho de haberla estado oyendo durante los 9 meses. Además, aunque su sentido de la vida no esté totalmente desarrollado, son capaces de distinguir formas situadas a 25 cm, que es justo la distancia que hay entre la cara del bebé y la de la mamá cuando ella le da el pecho. Por eso, en poco tiempo será capaz de reconocer el rostro de su mamá, ya que se pasa horas mirándolo cada vez que come.

Eso mismo hace que, en la mayoría de los casos, el bebé reconozca antes la cara de su mamá que la de su papá, a no ser que esté alimentado solo con leche de fórmula y ambos padres se turnen a darle el biberón. Pero, si pasa más tiempo con mamá y esta le da de comer, es normal que la reconozca antes ya que se familiarizará con sus rasgos antes.

En cuanto a la voz, los estudios afirman que las voces graves atraviesan mejor el útero, quizá una concesión de la naturaleza para permitir que el bebé reconozca enseguida la voz del padre y sepa que es él solo por su voz. Por eso es importante que le hables a menudo cuando esté todavía en el útero materno.

Por último, el olor es fundamental para los recién nacidos y se guían mucho por él, por eso no se aconseja usar desodorantes ni colonias en los primeros días de vida, para que le bebé pueda reconocer vuestro olor y acostumbrarse a él para distinguiros entre los demás adultos que le cogerán en brazos durante estas primeras semanas de vida.


Cómo teletrabajar con niños

¿Cómo teletrabajar con niños?

El confinamiento de millones de personas en sus casas para evitar la rápida propagación del nuevo coronavirus que causa el COVID-19 ha hecho que muchos padres se vean obligados a teletrabajar a la vez que cuidan de sus hijos. ¿Es posible trabajar con niños en casa? ¿Cómo organizarse para atender al trabajo y a los peques?

Consejos para trabajar en casa con niños

1- Despiértate pronto. Aunque puedan entrarte ganas de dormir hasta más tarde, es buena idea que te sigas levantando más o menos a la misma hora, especialmente si tus hijos duermen hasta más tarde. Así, podrás aprovechar ese rato mientras siguen durmiendo para adelantar trabajo.

2- No te quedes en pijama. Es importante que te vistas, aunque no hace falta que te arregles tanto, te pongas traje o te maquilles, pero sí que te quites el pijama para que el hecho de estar vestido te ayude a centrarte en tu labor.

3- Organiza tu tiempo de acuerdo a los horarios de tus hijos. Trabajar con niños en casa, a no ser que haya otra persona ocupándose todo el tiempo de ellos, no permite trabajar 8 horas seguidas, así que no lo pretendas. Lo que tienes que hacer es aprovechar las horas en las que están ocupados para trabajar: mientras duermen por la mañana o la siesta, si ven un rato la televisión, al acostarse por la noche…

4- Organízate con tu pareja. Si tu pareja y tú tenéis que teletrabajar durante este tiempo, podéis hacer turnos para que uno trabaje mientras el otro cuida a los niños, y viceversa. Uno puede trabajar por la mañana y otro por la tarde, por ejemplo, aunque esto dependerá del trabajo de cada uno.

5- Habla con tus compañeros y tus jefes sobre tu disponibilidad real a la hora de organizar reuniones o videoconferencias para que no tengas que estar en medio de una reunión con los niños correteando a tu alrededor.

6- No aproveches para hacer otras tareas de la casa. El tiempo que tienes para trabajar es para trabajar, no hagas a la vez otras tareas como poner una lavadora o hacer la comida, deja esas labores para cuando hayas terminado. Intenta planificar las comidas el fin de semana y hacer táper para que solo tengas que calentar la comida y pierdas menos tiempo.

7- Crea un espacio de trabajo adecuado. No se puede trabajar en medio del salón con los niños. Busca una zona donde te puedas aislar un poco y puedas crear un espacio cómodo en el que tengas todo lo que necesitas a mano.

¿Cómo puedo mantener a los niños ocupados?

La mejor manera de trabajar tranquilo es mantener a los niños ocupados, así que deberás pensar en una serie de tareas y actividades que los mantenga ocupados ratos largos para que puedas ir sacando trabajo.

Durante los días de diario pueden hacer las tareas que les hayan mandado desde el colegio. Incluso hay centros que tienen clases online, así que ese rato te permitirá aprovechar. Ponles primero las tareas más sencillas, las que puedan hacer solos, y haz con ellos las más complicadas en algún descanso tuyo.

La televisión es un buen recurso, pero no dejes que vean la televisión más de dos horas al día. Debes buscar otras actividades más provechosas como dibujar, hacer manualidades, jugar entre ellos, leer, preparar una función de teatro, disfrazarse, prepararles una yincana o pruebas diferentes… incluso el juego libre puede ser un gran aliado, sobre todo si tienes varios hijos de edades similares mayores de 2 años que ya puedan crear sus propios mundos de fantasía.

Lo más importante es no estresarse y no intentar trabajar igual que si estuvieras en la oficina, ya que no es igual. Organízate bien y ¡ánimo!


Cómo enseñar inglés a los bebés

¿Cómo enseñar inglés a los bebés?

Enseñar inglés a un niño desde que nace es la mejor manera de que llegue a ser bilingüe, ya que su cerebro tiene la capacidad de aprender varios idiomas a la vez de manera más sencilla que cuando lo hace un adulto. ¿Qué podemos hacer para que aprenda otro idioma desde bebé?

El cerebro de los bebés y niños hasta los 7 años es muy permeable, lo que significa que tiene mayor facilidad para incorporar conocimientos nuevos. A partir de los 8 años, seguirán teniendo facilidad para aprender el idioma, pero el cerebro comienza a ralentizar el aprendizaje, por lo que ya no podrán incorporar ese segundo idioma de manera bilingüe, aunque sí aprenderlo muy bien.

Es importante que el aprendizaje sea innato y espontáneo para que se adquiera de manera sencilla. Antes de los 4 años los niños son capaces de aprender un segundo idioma como si fuese otra lengua materna, incluso 3, de la misma manera que su idioma principal y sin ningún esfuerzo.

Por eso, es conveniente aprovechar esa capacidad cerebral de los primeros años de vida, y la posibilidad de desarrollar sonidos diferentes de manera innata, para enseñarle inglés de manera bilingüe. De hecho, se estima que los niños son capaces de aprender al menos 5 idiomas a la vez, de la misma forma que aprenden su lengua materna.

Beneficios de aprender otro idioma desde bebé

- Aumenta la capacidad de separar dos idiomas diferentes y centrarse en uno sin interferencias del otro, lo que mejora la capacidad cerebral de tomar decisiones o saltar de una actividad a otra.

- Favorece la flexibilidad mental, la memoria, la planificación, la atención, etc.

- Mejora las capacidades cerebrales y mantiene le cerebro sano y activo.

- Mejora la capacidad de lectura y escritura.

- Favorece la resolución de problemas.

- Mejora el oído ante el aprendizaje de idiomas diferentes.

¿Tiene algún inconveniente?

En cuanto a los inconvenientes, es cierto que los niños bilingües suelen tener un vocabulario más limitado al principio que un niño monolingüe, pero estas diferencias disminuyen rápidamente con el paso del tiempo si el niño tiene una estimulación correcta.

Además, el cerebro del niño bilingüe tendrá que trabajar más ya que sus procesos cerebrales requieren más esfuerzo que hablar sólo una lengua, pero eso puede ser bueno a la larga al aumentar su capacidad cerebral.

Por último, son normales las equivocaciones de un idioma a otro al principio, pero es algo que también se pasa con el tiempo.

¿Cómo enseñar inglés a niños de entre 0 y 3 años?

Los métodos que se utilizan para enseñar un idioma a un bebé son distintos a los que se utilizan con un adulto y, evidentemente, están basados en el juego:

- Canciones en inglés: estas canciones les permite aprender el idioma a través de la música. Y el juego. Es importante elegir canciones sencillas que tengan poco vocabulario y repetir y repetir.

- Juegos: aprovecha cualquier juego para hablarle en inglés y usar vocabulario exclusivo del juego en inglés.

- Aplicaciones educativas: estas aplicaciones son ideales a partir de los 2 años. Se basan en los sonidos y en la repetición y enseñan vocabulario y gramática de manera divertida y automática.

- Dibujos y películas: los dibujos y las películas en inglés son una muy buena herramienta a la hora de aprender inglés. Procura que todoslos dibujos que vea sean en inglés.

Involúcrate todo lo que puedas y, si tienes buen nivel de inglés, háblale todo el tiempo en ese otro idioma.


Cómo calmar a un bebé

¿Cómo calmar a un bebé?

 Los bebés solo pueden comunicarse a través del llanto y, si no conseguimos descifrar qué necesitan en un momento determinado, pueden ponerse muy nerviosos y llorar sin parar, lo cual hará que cada vez nos pongamos nosotros más nerviosos y no seamos capaces de calmarlos.

¿Por qué lloran los bebés?

Los bebés, en los primeros meses de vida, lloran por todo ya que es la única forma que tienen de comunicarnos que algo les pasa o que necesitan algo. Por eso, pueden llorar por los siguientes motivos:

1- Hambre: los bebés se alimentan a demanda, es decir, cuando necesitan, sin seguir unos horarios concretos. Si no le das de comer cuando empieza a tener hambre, puede ponerse muy nervioso.

2- Incomodidad: si tiene frío, calor, el pañal sucio, algo le molesta… llorará hasta calmar esa incomodidad.

3- Cólicos o molestias digestivas: tanto si el bebé sufre cólicos, como si tiene gases o reflujo, es normal que llore y esté más irritable tras las comidas o a última hora del día.

4- Enfermedad: cuando los bebés están malitos suelen llorar y estar más irritables. Revisa si tiene congestión, sarpullido, fiebre u otro síntoma que indique la causa de su malestar.

5- Mucha o poca estimulación: tanto estar muy estimulado como aburrido puede hacer que el bebé llore y se ponga nervioso.

6- Erupción dental: la salida de algunos dientes puede causar mucho dolor y molestias al pequeño.

¿Cómo puedo calmar a mi bebé?

Además de averiguar la causa, puedes usar estos trucos que suelen ser útiles para calmar a los bebés cuando lloran:

- Cógelo en brazos y mécelo mientras le cantas una nana- sitúalo cerca de tu corazón y acaríciale la espalda mientras le hablas o le cantas en voz baja. Lo que más calma a los bebés es estar tranquilos en brazos de mamá o papá.

- El swaddling suele calmar a los bebés ya que les hace sentir como en el útero materno. Envuélvelo con una manta para que se sienta protegido y seguro.

- Los ruidos blancos suelen calmar a los bebés. Pona una aplicación en el móvil o colócalo cerca de la lavadora, el secador, etc.

- Si tiene problemas digestivos, colócalo tumbado boca abajo sobre tu antebrazo y dale suaves masajes en la espalda.

- Sal a la calle y paséalo en el carrito o la mochila portabebés. Pasear en el coche también calma a algunos, aunque a otros los hace llorar más.

- Si le das el pecho, no hay nada como ponerlo al pecho para que se calme, tenga hambre o no. Si no, un chupete siempre es una buena opción.

- Dale un baño. A la mayoría de los bebés les encanta el agua y les calma. Pon agua calentita y déjalo chapotear un rato en el agua hasta que se tranquilice.

- Si tiene sueño y no consigue dormirse, ayúdalo con el móvil de la cuna, una nana o meciéndolo.

- Si le molestan los dientes, ofrécele cosas frías para que muerda.

- Ten paciencia y calma, si tú te pones nervioso, él se pondrá aún peor.


Hasta qué edad deben ir los bebés a contramarcha

¿Hasta qué edad deben ir los bebés a contramarcha?

Los accidentes de tráfico son la principal causa de muerte infantil, a pesar de todas las medidas que se han adoptado en los últimos años. Viajar a contramarcha el mayor tiempo posible reduce en un 80% el riesgo de lesiones graves… pero ¿hasta qué edad es recomendable?

Read more