Problemas de cadera en el bebé

Problemas en la cadera del bebé al nacer

El principal problema de cadera que puede tener un bebé recién nacido es la displasia de cadera, antes también llamado luxación de cadera. Consiste en una malformación congénita en la que la cabeza del fémur no encaja adecuadamente en la pelvis.

Se trata de un problema hereditario cuyas causas aún no se conocen a ciencia cierta y que afecta a 3 de cada 1.000 niños. En cualquier caso, hay ciertos factores que agravan el riesgo de sufrir displasia de cadera, tales como:

  • Sexo femenino: las niñas, debido a la mayor laxitud de sus ligamentos, tienden a presentar más problemas de cadera que los niños.
  • El bebé viene de nalgas: cuando el bebé viene de nalgas, hay un mayor riesgo de que sufra displasia de cadera. La incidencia de este tipo de presentaciones es de entre el 3% y el 4% de los partos; o sea, 1 de cada 25-30 partos.
  • Antecedentes familiares de este tipo de malformación.
  • Tamaño reducido del útero: puede ocurrir si el bebé es grande (más de 4kg), si se trata del primer embarazo o si es un embarazo múltiple.
  • Líquido amniótico reducido en el útero.

Diagnóstico y tratamiento de la displasia de cadera

El diagnóstico precoz de la displasia de cadera en bebés es muy importante, ya que el tratamiento antes de los tres meses mejora considerablemente o incluso soluciona el problema por completo. No debes preocuparte por esto, ya que los médicos revisarán exhaustivamente a la criatura al poco tiempo de nacer y en las revisiones médicas. Algunos síntomas de que un bebé sufre esta patología son los siguientes:

  • “Click” en la cadera: al mover las articulaciones de las piernas, se escucha un “click” o sonido hueco.
  • El bebé tiene una pierna más larga que la otra o es incapaz de mover una de sus piernas con el muslo hacia fuera.
  • Diferencias visibles de los pliegues de piel y grasa formados en la ingle de manera natural.
  • Escoliosis o cojera: son síntomas que se ven más adelante, cuando el niño comienza a caminar. Lo más normal es la detección de esta dolencia durante los primeros meses de vida, pero en algunos casos aislados, no se detecta hasta pasados unos años.

El tratamiento de la displasia tiene como fin conseguir una cadera sin malformaciones, con el fémur encajado en la pelvis para evitar problemas futuros como podrían ser la cojera, artrosis o problemas de espalda por la mala postura. Uno de los tratamientos más aplicados y efectivos es la utilización del arnés de Pavlik o férula de abducción. Este aparato mantiene al bebé con las piernas abierta como una ranita, lo que ayuda a la colocación de la cadera. Si este arnés no funcionase, en casos excepcionales se podría recurrir a la cirugía y a la inmovilización mediante un yeso, aunque esto es muy poco común.

Por último, la mayoría de hospitales aplica un protocolo aún más exhaustivo para el diagnóstico de la displasia de caderas en aquellos bebés con antecedentes y que vengan de nalgas. Por este motivo, no debes preocuparte ya que hoy en día el diagnóstico y tratamiento precoces hacen que el bebé crezca sin ningún tipo de problemas.


Cuándo ir al pediatra por la enuresis

Enuresis: ¿cuándo consultar al pediatra?

La enuresis es un problema de control de esfínteres que presentan algunos niños a partir de los 5 años. Este problema tiene muchas causas, entre las que se pueden encontrar algunas de origen médico, por lo que conviene consultar siempre al pediatra por si el niño necesita un tratamiento médico.

Causas de la enuresis

- Retraso madurativo: aunque la mayoría de los niños alcanza el control de los esfínteres por el día entre los 2 y los 3 años y por la noche entre los 3 y los 4, algunos maduran más tarde, por lo que alcanzan este control un poco después.

- Factor anatómico: tener una vejiga pequeña, por ejemplo, hace que el niño no pueda almacenar toda la orina que produce por la noche.

- Alteración de los niveles de la hormona antidiurética (ADH): esta hormona es la encargada de reducir la secreción de orina por la noche, por lo que si su producción disminuye, el niño no puede controlar la orina.

- Circunstancias psicológicas: es la causa más habitual en las enuresis secundarias (es decir, niños que dejan de hacerse pis y vuelven a hacérselo en algún momento). El fallecimiento de un familiar, una mudanza, el divorcio de los padres o la llegada de un hermanito origina una regresión que provoca que vuelva a orinarse durante la noche.

- Factores genéticos: la incidencia de la enuresis en niños cuyos padres padecieron enuresis es de un 75%.

- Causas patológicas: este problema también puede ser parte de la sintomatología de una patología, como una infección de orina, diabetes, obstrucción uretral, uréter ectópico, etc.

Como ves, hay varias causas de origen médico que requieren la visita al pediatra. Incluso la causa psicológica necesita ayuda profesional, por lo que, si tu hijo tiene más de 5 años y se hace pis al menos 4 veces al mes por la noche, debes consultar al pediatra.

¿Cuándo se debe consultar al pediatra?

Si tu hijo tiene más de 5 años, se hace pis todas las noches o es mayor de 9 años y todavía se orina con cierta frecuencia, debes ir al pediatra. También si notas alguna de estas señales:

- La enuresis surge tras 6 meses seguidos sin hacerse pis

- Hay cambios en la cantidad o el número de veces que orina

- Sufre también estreñimiento o encopresis (se hace caca)

- Presenta dolor, escozor o dificultad para orinar o la orina es turbia, maloliente o con sangre

- El chorro de orina es muy fino o tiene escapes leves al acabar

- Se asocia a cambios en el estado de ánimo, tristeza, depresión…

¿Qué ocurrirá en la visita al pediatra?

El médico revisará a tu hijo y os hará preguntas acerca de la enuresis: cuándo empezó, si es primaria o secundaria, cuántas veces se hace pis a la semana… Puede que le explore el abdomen, los genitales y la espalda si es enuresis primaria. Además, es posible que le haga alguna prueba (análisis de orina, ecografía, análisis hormonales) si sospecha que puede tener alguna enfermedad como infecciones o diabetes.

Si no encuentra nada físico, lo normal es que haga una serie de recomendaciones o derive al psiquiatra si lo ve necesario.

¿Cuál es el tratamiento de la enuresis?

Si no hay ninguna causa física o patológica, el pediatra os dará una serie de claves o consejos para ayudar al niño:

- Nunca castigarle, reñirle ni hacerle sentir culpable. Ni, por supuesto, reírse o burlarse de él.

- Procurar que no beba muchos líquidos a última hora de día y que haga pis justo antes de dormirse.

- Motivar al niño con un calendario de noches secas y mojadas mediante pegatinas o caritas sonrientes. Celebrar cualquier logro, por pequeño que sea.

- No despiertes al niño para hacer pis por la noche ya que se acostumbrará a orinar sin despertarse y no conseguirá controlar los esfínteres solo.

- Es perjudicial que “corte el chorro” mientras esté orinando, puede alterar la función de la vejiga.

Además, en algunos casos puede ser necesario recurrir a un tratamiento. Los más eficaces y habituales son:

- Alarma de enuresis: consiste en un dispositivo que se coloca por la noche y pita cuando empiezan a salir las gotas de orina, por lo que ayuda al niño a responder a las sensaciones de la vejiga llena mientras duerme.

- Desmopresina: es un medicamento que disminuye la producción de orina por la noche.


Qué hacer si mi hijo tiene bronquiolitis

¿Qué hacer si el bebé tiene bronquiolitis?

Uno de los temas que más preocupa a padres y madres, más aún si son primerizos, son las enfermedades. Algunas de ellas son muy habituales y nada peligrosas, en cambio, otras requieren más cuidados. Aquí hablaremos sobre la bronquiolitis.

¿Qué es la bronquiolitis?

La bronquiolitis es una infección respiratoria que pueden llegar a padecer muchos niños pequeños en España. Concretamente es la inflamación de los bronquiolos, que son ramificaciones de los bronquios. Los bronquios son los responsables de transportar el oxígeno.

La enfermedad se produce cuando existe un contagio viral en el niño. Se caracteriza por una inflamación y acentuación de la mucosa.

En más de la mitad de los casos, la bronquiolitis es causada por el virus respiratorio sincitial (VRS), pero hay otros virus que pueden causarla:

- rinovirus (resfriado común)

- virus de la gripe

- metapneumovirus humano

- adenovirus

- coronavirus

- virus de la parainfluencia

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Los bebés menores de seis meses junto a los bebés prematuros son los que tienen mayor riesgo de contraer bronquiolitis. Otros factores de riesgo son:

- padecer afecciones cardíacas o pulmonares no diagnosticadas

-  tener un sistema inmunitario débil

- estar expuesto al humo del tabaco

- no haber recibido lactancia materna

- ir a la guardería o tener contacto con muchos niños

- vivir en un entorno de hacinamiento

¿A qué edad puede aparecer la bronquiolitis?

La bronquiolitis suele ser más común en niños pequeños, incluso en sus primeros años de vida. Es una enfermedad que se transmite por el aire y con el contacto de otras personas. Es muy fácil que unos niños se lo peguen a otros, ya sea por los juguetes o por el contacto físico. En invierno se acentúa esta enfermedad debido al frío y al sistema de defensas del pequeño.

A veces es necesario extremar las precauciones cuando el niño tiene otras patologías, pero normalmente esta enfermedad no durará más de 9 o 10 días.

Síntomas de la bronquiolitis

Si tu hijo desarrolla alguno de los siguientes síntomas, lo mejor es acudir al médico para que pueda determinar la bronquiolitis.

- Si la fiebre aumenta bruscamente o es muy elevada (por encima de 40º C).

- Si sus vías respiratorias están muy obstruidas y no puede respirar.

- Si tiene faringitis y le sale un absceso alrededor de las amígdalas o por detrás de la faringe.

- Si no para de llorar en toda la noche y no puede dormir.

- Si los mocos o la tos le impiden comer durante más de un día.

¿Qué hacer?

Es muy importante mantener al niño hidratado para eliminar la mayor cantidad de mucosa posible, así como mantener sus vías respiratorias húmedas. En casos muy graves será necesaria la hospitalización.

Para aliviar sus síntomas puedes darle paracetamol si tiene fiebre (consulta la dosis a su pediatra), hacerle lavados nasales y acostarle con el torso ligeramente levantado.

Lo mejor es intentar prevenir esta enfermedad con un lavado frecuente de manos, la vitamina C que fortalece el sistema inmunitario, ventilar las habitaciones, no compartir juguetes, cubiertos…


Ideas para reciclar los juguetes de los niños

Uñas encarnadas en los bebés

A pesar de su tamaño las uñas son una parte fundamental de nuestro cuerpo, ya que ayudan a proteger las extremidades de las manos y de los pies que son más sensibles. En ocasiones estas uñas se encarnan y es bastante doloroso.

Causas y síntomas de una uña encarnada

Cuando un bebé es recién nacido sus uñas son más blandas y frágiles que las de un adulto, además están más adheridas a la piel. Por ello, se debe tener más cuidado porque es fácil que la uña se clave en la piel y crezca por un sitio que no es el apropiado. Lo que se conoce como uña encarnada.

Normalmente es la uña del dedo pulgar del pie la que se encarna, pero puede suceder con cualquier otra.

Una uña puede encarnarse por diferentes motivos como:

Cortar la uña más de lo debido. Lo recomendable es cada tres o cuatro semanas cuando sobresalgan un poco. Usar unas tijeritas pequeñas o un cortaúñas especial para bebés. Lo ideal para evitar que la uña se encarne es hacer un corte recto, intentando que la uña quede “cuadrada” y nunca circular.

Además de eso, no es recomendable usar unos zapatos prietos o los impactos contra el pie, por ejemplo, en los deportes. Se debe poner especial atención cuando la uña se cae por completo y nace una nueva.

Cuando sucede alguna de las causas anteriores u otras, el pequeño puede sentir una inflamación y enrojecimiento de la parte del dedo más cercana a la punta de los dedos, dolor, ampollas e incluso en ocasiones fiebre.

Cómo evitar la uña encarnada

Los niños tienen más facilidad de sufrir una encarnación que los adultos.

Si notas que su uña está encarnada deberás sumergirle la zona en agua tibia para que esté más blanda y así poder retirar la parte de la uña que se clava en la piel con más facilidad.

Pocas veces se necesita cirugía para este tipo de situaciones.

Si presenta la piel muy irritada o enrojecida es bueno desinfectar con agua oxigenada y aplicar crema antibiótica.

Si después de unas semanas la zona de la uña encarnada no mejora, lo mejor es visitar el pediatra y nos indique qué se debe hacer.


Productos ecológicos para la piel del bebé

Productos ecológicos para la higiene del bebé

Los productos ecológicos no son solo mejores para el medio ambiente, también son más cuidadosos con la piel más delicada de los bebés. ¿Qué requisitos deben cumplir para ser considerados ecológicos? ¿Cuáles son sus beneficios?

¿Qué requisitos deben cumplir los productos ecológicos?

Para que un producto de higiene sea considerado ecológico es necesario que cumpla una serie de requisitos:

1- Formulados con aceites vegetales y materias primas naturales y provenientes del cultivo ecológico.

2- Libres de colorantes, perfumes, aceites sintéticos, aceites minerales petroquímicos, sales de aluminio, ftalatos, parabenes o bronopol, sustancias que sí que se usan en los productos de higiene convencionales.

3- No pueden haber sido testados sobre animales.

4- Su embalaje debe ser 100% reciclable.

5- Tienen que contar con algún certificado ecológico internacional que acredite que es realmente ecológico.

Beneficios de los productos ecológicos de higiene

Los químicos y las sustancias artificiales, muchas de las cuales pueden ser perjudiciales para la salud del bebé al funcionar como disruptores endocrinos, han dominado durante años todos los productos que consumimos, incluidos los higiénicos. Pero la piel del bebé es mucho más fina y delicada que la de los adultos, por eso necesita un cuidado extra y productos lo más naturales posibles que respeten su pH. Por eso, es conveniente buscar cremas y aceites hidratantes, geles, champús o cremas de pañal libres de sustancias tóxicas e irritantes como los parabenes, los ftalatos o el bonoprolol.

Los parabenes se asocian a trastornos del sistema endocrino y problemas en la piel ya que se les considera disruptores hormonales. También están relacionados con el cáncer de mama.

Los ftalatos  tienen efectos en el sistema hormonal y afectan al sistema reproductor.

Mientras que el bonoprolol es un tóxico para el sistema inmunológico y actúa como disruptor endocrino.

Para evitar estos posibles perjuicios a la salud presente y futura de tu hijo, es conveniente acudir a los productos ecológicos y naturales que protegen y cuidan la piel del bebé. Estos productos cosméticos están formulados con aceites y plantas naturales, sin químicos ni sustancias peligrosas. Por eso, son respetuosos y suaves con la piel, respetando el pH natural sin alterarlo. Y las materias primas vegetales contienen por sí mismas más propiedades cosméticas que los ingredientes sintéticos.

Por último, las formulaciones naturales permiten una mayor compatibilidad con la dermis, y una menor predisposición a alergias, irritaciones y rojeces.

Además, cuidan y protegen el medio ambiente al estar compuestos por ingredientes naturales (muchos de ellos procedentes de agricultura ecológica), envueltos en embalajes reciclables, sin haber sido testados en animales y fabricados respetando los derechos de los trabajadores.

¿Qué productos de higiene son necesarios en los primeros meses del bebé?

Para su higiene diaria en los primeros meses de vida necesitarás:

- Un gel y/o champú

- Toallitas

-Pañales (que también pueden ser ecológicos)

- Aceite o crema hidratante

- Crema de pañal para las irritaciones

- Esponja natural


Causas del lanugo en recién nacidos

¿Por qué algunos bebés nacen con lanugo?

El lanugo es un vello corporal bastante fino que se encuentra en el cuerpo del feto durante el embarazo para protegerlo. Normalmente este vello cae antes del nacimiento, aunque no debes preocuparte si nace con él.

¿Qué es el lanugo?

El lanugo es un vello que rodea la piel de algunas zonas del cuerpo del bebé durante su formación. Normalmente esta capita aparece en su cabeza alrededor de la semana 13º de embarazo y en torno a la semana 20 ya rodea todo el cuerpo del feto. En la mayoría de los casos, esta capa no se desprende hasta la semana 40 antes de su nacimiento, sin embargo, existen ocasiones en que el bebé nace con ella. Es más habitual en los bebés prematuros porque no han permanecido el tiempo suficiente dentro del útero para que el vello se desprenda.

Al no conocer suficiente información, muchos padres se preocupan cuando ven nacer a su hijo rodeado de esa capa. Aquí te explicaremos que no es ninguna anomalía y no debes asustarte por ello. El bebé sigue estando igual de saludable y el lanugo desaparecerá a medida que pasen los días. Es solo una cuestión estética, así que no debes frotar para intentar quitarlo ya que podrías irritar la delicada piel del bebé.

Este vello forma parte de la vérnix caseosa, una fina capa conocida como unto sebácea, que recubre la tan delicada piel del bebé.

La genética es uno de los factores que intervienen a la hora de establecer la cantidad de vello con el que viene al mundo un bebé. Así, hay neonatos que apenas tienen lanugo y otros que tienen muchísimo en zonas como la espalda. El lanugo suele aparecer especialmente en la zona de los hombros y la espalda.

Pero ¿para qué sirve el lanugo?

El lanugo tiene una función protectora del feto durante el embarazo. Esta capa de vello protege al bebé de las infecciones o las agresiones de alguna sustancia irritante que se encuentre en el líquido amniótico.

Además, ayuda a conservar al bebé caliente porque su piel aún no puede hacerlo bien. Evita la deshidratación, la humedad y el frío dentro del útero.

¿Cuándo desaparece?

Normalmente esta fina capa desaparece antes de que el bebé nazca, en la semana 40 del embarazo, se desprende y queda suspendida en el liquido amniótico donde pasa a formar parte del meconio.

Si tu bebé nace con esta capa, no tienes que preocuparte porque en pocos días caerá. No debes hacer ningún tratamiento, es un proceso natural el cual no debes forzar.

¿Se puede confundir el lanugo con hipertricosis?

La principal diferencia entre el lanugo y la hipertricosis es la cantidad y la densidad. La hipertricosis es una alteración genética que hace que las personas tengan mucho más vello que cubre su cuerpo en comparación con lo “normal”. Este vello es más abundante y fuerte que el lanugo que puede cubrir todo el cuerpo. Las personas que tienen este problema a veces tienen problemas ya que pueden sufrir rechazo social.

En estos casos sí se puede plantear la depilación láser como solución. Al principio será una decisión de los padres, si decides no hacer nada cuando es pequeño, más adelante será el niño el que decida.

Comenta con el pediatra del bebé tus preocupaciones, él será la persona adecuada para averiguar si se trata de hipertricosis, qué alcance tiene y las posibles soluciones.

En resumen, sabrás rápido cuando el niño nace con lanugo y no debes hacer nada para impedirlo, es un proceso natural. De la misma forma que sale, desaparece.


Cuándo empieza el bebé a respirar por la boca

¿Cuándo empiezan los bebés a respirar por la boca?

 Los bebés, al nacer, solo respiran por la nariz ya que la falta de desarrollo del aparato respiratorio impide respirar también por la boca hasta los 6 meses.

¿Por qué no pueden respirar por la boca al nacer?

La boca de los bebés, durante los primeros meses de vida, está creada, especialmente, para comer. Eso hace que tenga unas características especiales que no le permiten respirar por ella hasta que no pasan unos cuantos meses:

- su boca es tan pequeña que la lengua la ocupa casi entera

- la epiglotis está situada muy cerca del paladar, por lo que se produce una selladura casi completa de los conductos de aire que hay dentro de ella

Por lo tanto, los bebés solo usan la boca para respirar si la nariz está obstruida por una congestión nasal y, además, en la mayoría de los casos, solo lo lograrán si lloran y generan una presión importante que permita que el aire pase por ese espacio tan reducido que queda en la boca.

Sin embargo, hacia los 6 meses los músculos de la lengua y el paladar se desarrollan y la epiglotis que sitúa más abajo para separarse del paladar blando, lo que permite que el espacio para que entre el aire sea mayor y los conductos de aire no estén casi sellados, por lo que el bebé puede respirar mejor (además de tragar alimentos semisólidos). Este desarrollo también favorece la pronunciación de nuevos sonidos.

No obstante, aunque desde los 6 meses pueda respirar por la boca, su respiración sigue siendo nasal hasta los 2 años aproximadamente.

¿Puede afectar al bebé no respirar por la boca?

El hecho de que el bebé no sepa apenas respirar por la boca a causa del poco espacio que tiene para ello hace que, cuando sufre congestión nasal por un resfriado o infección de las vías respiratorias altas, tenga problemas para dormir y comer, ya que no podrá succionar sin perder al aliento, por lo que tendrá que parar cada dos por tres y estará muy incómodo y molesto. Esto hará que llore más y esté muy irritable, por lo que es importante que sepas cómo aliviarle hasta que la congestión vaya cediendo:

- No lo coloques tumbado boca abajo nunca, siempre boca arriba para dormir y, cuando tenga muchos mocos, con la parte superior del cuerpo ligeramente elevada colocando almohadas o una cuña bajo el colchón.

- Límpiale la nariz a menudo con suero fisiológico o agua de mar para ayudar a que los mocos desaparezcan. Puedes hacerlo tantas veces al día como quieras, pero se aconseja sobre todo antes de cada toma y de las siestas.

- Cuando esté muy congestionado, puedes aspirar los mocos con un aspirador nasal, pero no lo hagas muy a menudo ya que se pueden irritar las mucosas de la nariz.

- Coloca un humidificador para dormir para que el ambiente esté más húmedo y respire mejor.

- Un baño de agua caliente también ayuda a despejar la nariz gracias al vapor de agua.

Es importante que sigas estos consejos ya que, hasta los 5 años, el niño no será capaz de sonarse la nariz correctamente, por lo que los lavados y estos consejos ayudarán a que respire mejor cuando esté congestionado.


Qué hacer si mi bebé sufre una insolación

¿Qué hacer si mi bebé sufre una insolación?

La insolación o hipertermia es el aumento de la temperatura corporal por encima del valor normal a causa de un fallo en los sistemas de evacuación del calor, algo más frecuente en niños en los días de extremo calor de verano, por lo que hay que saber cómo prevenirlo y tratarlo si aparece.

 

Read more


Cómo tratar la rosácea en el bebé

¿Cómo tratar la rosácea?

La rosácea es una alteración vascular cutánea y crónica que afecta a la cara especialmente, provocando brotes recurrentes de rubor, edema y enrojecimiento, además de la aparición de pápulas y pústulas en la piel.

Síntomas de la rosácea

La rosácea es una afección común de la piel que causa enrojecimiento y vasos sanguíneos visibles en la cara. Es bastante habitual en los bebés debido a la fragilidad de su piel, aunque es aún más común en aquellos con piel muy clarita.

Entre los síntomas de la rosácea encontramos:

- Capilares visibles en la nariz y las mejillas

- Enrojecimiento facial, especialmente en la parte central de la cara

- Protuberancias con pus, parecidas al acné

- Piel caliente y sensible

- Problemas oculares, ojos secos, irritados, hinchados y los párpados algo rojos e hinchados

- Nariz algo ensanchada

Estos síntomas pueden durar semanas o incluso meses, desaparecer y volver a aparecer en épocas de cambios de temperatura, estrés, etc.

Se desconocen las causas de la rosácea, aunque se han observado alteraciones en la estructura vascular y el tejido conectivo en las personas que la desarrollan. Cuando los capilares sanguíneos son frágiles, tienden más a dilatarse y a ser algo permeables, lo que puede causar la rosácea.

¿Cómo se trata la rosácea?

Normalmente se trata con antibióticos que reducen la inflamación y evitan la acción bacteriana. Estos fármacos se pueden aplicar por vía tópica, al menos la eritromicina y la clindamicina.

Además, existen algunas medidas que puedes adoptar para calmar las molestias y prevenir en cierto modo estos brotes:

- Limpiar la piel del bebé cada día con limpiadores sin jabón que irritan y resecan menos.

- Hidratar el rostro del bebé tras el baño con una loción o crema completamente natural hidratante y calmante.

- Protegerle de las radiaciones solares con una buena crema de protección solar adecuada para niños, tanto en verano como en invierno. Además, evitar las exposiciones prolongadas al sol, sobre todo en las horas centrales del día.

- Evitar los cambios bruscos de temperatura ya que favorecer la aparición de la rosácea.


Qué es el granuloma umbilical en el bebé

¿Qué es el granuloma umbilical?

El granuloma umbilical es una masa o bulto de color rosado que aparece en el ombligo del bebé una vez este se ha caído. Para que no se convierta en foco de infecciones, hay que saber cómo tratarlo.

Los recién nacidos llegan a casa con un trozo de cordón umbilical clampado mediante una pinza que no debe quitarse hasta que el cordón se caiga solo, lo que suele ocurrir entre 7 y 15 días tras el parto.

En la mayoría de los casos, el cordón se desprende sin problemas y queda una cicatriz que dará lugar al ombligo. Sin embargo, a veces aparece una masa o bulto de color rosado que puede estar recubierta por una especia de moco pegajoso y supurar pus. Esto es lo que se conoce como granuloma umbilical.

No se sabe por qué aparece en algunos bebés y en otros no, ya que no tiene relación con la forma en que se cuide el ombligo. Tiene que ver con la forma en la que el tejido del cordón se va curando y en cómo se separa el cordón del bebé, pero no se sabe exactamente la causa ni cómo evitar su aparición, aunque sí cómo tratarlo.

Tratamiento del granuloma

El tratamiento habitual del granuloma es la aplicación tópica de nitrato de plata, una sustancia que seca la lesión y la cura sin causar daños ni problemas al bebé. Este nitrato se puede comprar en forma de lápiz para aplicarlo con facilidad sobre el granuloma.

Aplicar nitrato no causa dolor al bebé, ya que el granuloma no tiene nervios, pero sí deja una mancha grisácea en el ombligo que no hace falta limpiar de manera especial, se irá quitando sola con los baños habituales.

Si tras la aplicación del nitrato varios días este no se cura y sigue rojizo y supurando, es probable que el granuloma esté conectado a la vejiga (onfalocele) o al intestino (persistencia conducto onfalomesentérico), aunque ambos casos suelen ser bastante raros.

El onfalocele es un defecto congénito que causa que algunos de los órganos abdominales sobresalgan a través de un orificio de los músculos en la zona del cordón umbilical. Mientras que el conducto onfalomesentérico es una estructura embrionaria que comunica al saco vitelino con el intestino medio y que generalmente desaparece entre la quinta y la novena semana de vida intrauterina. En ambos casos, será necesario realizar más pruebas al bebé y llevar a cabo cirugía para tratar el problema de base.

¿Qué hacer para evitar que el ombligo del bebé se infecte?

Como decíamos, el granuloma no depende de los cuidados que se realicen al cordón umbilical, pero sí se puede evitar que el bebé además tenga una infección umbilical si sigues estos consejos:

1- Lávate las manos antes de tocar el ombligo

2- Limpia el ombligo con el agua normal del baño, sin frotar

3- Mantén seco el cordón umbilical envuelto en una gasa que se debe cambiar a menudo, especialmente si se moja de agua u orina

4- En la mayoría de los casos no hace falta aplicar antiséptico, pero si notas que la zona se enrojece o se inflama, puedes aplicar clorhexidina o alcohol de 70º